Tras una extensa revisión interna, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza concluyó que se debe suspender el requerimiento de que los agentes fronterizos lleven consigo cámaras portátiles en el cuerpo.

La revisión realizada durante un año señaló el costo y el terreno entre los motivos de la decisión. Dijo que operar las cámaras podría distraer a los agentes en el ejercicio de su trabajo y podrían no ser apropiadas para las condiciones calurosas y polvorientas en las que a menudo los agentes fronterizos deben laborar.

The Associated Press se enteró de la decisión por dos personas con conocimiento del reporte y que hablaron bajo condición de anonimato debido a que no se ha hecho pública la decisión.

Los hallazgos están sujetos a una aprobación por parte del comisionado R. Gil Kerlikowske. No descartaron el uso de cámaras en un futuro, pero señalan que se requiere de más análisis antes de un uso extendido.