China se centra en empleos y el paro por el virus aumenta

todavía no ha terminado.

todavía no ha terminado.

Los legisladores que participaban en la asamblea en Beijing lo hacían bajo estrictas medidas sanitarias luego de que su celebración se demoró dos meses por el virus. China sigue esforzándose para contener los brotes. El viernes confirmó cuatro nuevos contagios y no reportó decesos.

También el viernes, el Banco Central de Japón se comprometió a ofrecer más respaldo a su economía, golpeada por la crisis de salud. En una reunión de emergencia, la entidad dijo que proporcionará 280.000 millones de dólares en préstamos a interés cero y sin avales a los bancos para que financien a pequeñas y medianas empresas afectadas.

La economía japonesa ya había entrado en recesión a finales de 2019, antes del inicio de una pandemia que devastó economías en todo el mundo mientras los consumidores quedaban confinados y los negocios cerraban en muchas de las zonas más afectadas. El impacto en la tasa de paro nipona sigue sin estar claro ya que el país no impuso una cuarentena estricta y mucha gente siguió acudiendo al trabajo.

Las naciones europeas también han sufrido fuertes pérdidas de empleos, pero los sólidos programas de bienestar social gubernamentales en países como Alemania y Francia están subsidiando los salarios de millones de empleados que siguen en nómina,

Los analistas del sector privado creen que hasta el 30% de la fuerza laboral urbana china, alrededor de 130 millones de personas, perdieron su empleo al menos de forma temporal. Hasta 25 millones de empleos podrían desaparecer de forma definitiva este año, agregaron.

"Parece que los empleadores han dejado de contratar", señaló Zhang Jijun, un trabajador migrante que llegó a Beijing desde la provincia occidental de Shanxi. Los trabajos disponibles no son buenos y nadie los quiere".

En Estados Unidos, aunque regiones de todo el país comenzaron a reactivar sus economías gradualmente y a permitir que la gente vuelva a trabajar, más de 2,4 millones de personas solicitaron ayudas al desempleo la semana pasada, según el Departamento de Trabajo.

Las últimas cifras no suponen que los 38,6 millones de personas que pidieron estas ayudas sigan paradas. Algunas fueron contratadas de nuevo por sus empresas y otras lograron nuevos empleos. Pero la inmensa mayoría continúan sin trabajo y, aunque el número de pedidos semanales se ha reducido durante seis semanas consecutivas, la cifra es 10 veces más alta de lo habitual.

Subrayando el desafío que supone la contención del virus, Corea del Sur reportó 20 nuevos contagios el viernes, incluyendo nueve en la región de Seúl, mientras las autoridades trataban de frenar la propagación al tiempo que reabrían gradualmente las escuelas.

Nueve de los nuevos casos estaban ligados a llegadas internacionales, dijeron los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades del país. Alumnos de docenas de escuelas en Incheon, cerca de Seúl, fueron enviados de nuevo a sus casa tras dar positivo la virus luego de acudir a un karaoke o tomar clases particulares con un portador de COVID-19.

___

Kurtenbach informó desde Bangkok, Tailandia. Periodistas de The Associated Press en todo el mundo.