Exhiben la huella de Picasso en Basquiat, Kusturica, Warhol, Hockney, Lichtenstein...

  • Presentan la exposición 'Picasso.manía', en el Grand Palais de París.
  • Explica cómo el artista ha sido releído, 'devorado' o reinterpretado.
  • Del mismo modo, Picasso fue un 'caníbal' que se nutrió de otros maestros.
<p>Picasso retratado al óleo en una obra del pintor congolés contemporáneo Chéri Samba</p>
Picasso retratado al óleo en una obra del pintor congolés contemporáneo Chéri Samba
Collection particulière © Chéri Samba

La sombra que proyectó hacia el futuro el genio socarrón, violento, crítico y brillante de Pablo Picasso tiene un delicioso paralelismo, una imagen espectral de un espejo, en la forma en que el artista español, quizá uno de los dos o tres más grandes de la historia y sin duda el predominante en el siglo XX, vampirizaba a sus ídolos. La nieta del pintor, Marina Picasso, vejada y rechazada por la crueldad de un hombre tan formidable en lo creativo como caprichoso y vengativo en lo personal, lo dijo con más claridad que ningún crítico: "Fue un caníbal, necesitaba carne y sangre humanas para pintar".

El juego de espejos coloca a Picasso en el centro de una línea de tiempo dedicada a un fructífero y claro canibalismo artístico. Mientras él obtenía inspiración y guiños formales de sus admirados Velázquez, Zurbarán, Goya, Rembrandt y Cézanne; los artistas que llegaron más tarde libaron con nada discreta grosería de la fecunda savia del autor del Guernica. El mundo del arte no fue el mismo tras Picasso y su huella es notable en centenares de artistas posteriores, algunos considerados como grandes talentos.

Repitieron motivos, reutilizaron técnicas

Andy Warhol, Jean-Michel Basquiat, David Hockney, Roy Lichtenstein, Joan Miró, Jeff Koons, Miquel Barceló o Martin Kippenberger copiaron con mayor o menor fortuna al gran referente, de quien repitieron motivos, reutilizaron técnicas, clonaron temas y usaron como fuente inspiradora, a veces para rendirle homenaje y otras para suplir carencias. La exposición Picasso.manía, en el Grand Palais de París hasta el 29 de febrero de 2016, viaja por las obras de quienes han releído, devorado o reinterpretado su obra a partir del español.

También aparecen cineastas como Orson Welles, Kusturica y Godard y arquitectos como Frank Gehry Cien obras entre pinturas y esculturas de Picasso comparten el espacio de la muestra con otras 300 de artistas en activo desde la segunda mitad del siglo XX y hasta hoy. No sólo hay pintores: en la relación de creadores manchados por Picasso aparecen cineastas como Orson Welles, Emir Kusturica y Jean-Paul Godard y arquitectos como Frank Gehry.

Que el espectador 'reconstruya'

"No es una exposición didáctica, hemos querido que cada espectador reconstruya la forma en la que los artistas contemporáneos se inspiraron en Picasso", asegura la nieta del pintor, Diana Widmaier-Picasso, historiadora del arte y una de las tres comisarias de la muestra, complementaria de otra celebrada en el mismo museo hace ocho años, Picasso y sus maestros.

"Es una muestra que pone en evidencia el vínculo entre Picasso y numerosos artistas contemporáneos desde los años sesenta", afirma Emilie Bouvard, una de las responsables de Picasso.manía. Los gestores de la exposición han esquivado la idea de dialogo entre las piezas y yuxtapuesto los cuadros tal y como Picasso gustaba de tenerlos en su taller, unos al lado de otros.

No es un genio aplastante, sino alguien estimulante  En otros espacios se muestran las obras de otros artistas para quienes Picasso fue "una figura primordial, un maestro o compañero del proceso creativo", añade Bouvard. Para la nieta del artista esta organización permite detectar con facilidad como no estamos hablando de "un genio aplastante", sino más bien de "alguien estimulante que ha dado ganas de crear de inventar".

El 'Guernica' animalista

Las señoritas de Aviñón aparece reinterpretadas por Robert Colescot, Richard Prince y Faith Ringgold; los montajes con fotos Polaroid de Hockney remiten al cubismo; el Guernica es convertido en un alegato animalista en ¿Quién teme al lobo malvado?, un montaje de Adel Abdessemed con animales disecados; Warhol lleva a Picasso al pop y el travieso Maurizio Cattelan muestra un gran escultura de papel maché del artista español en su atuendo habitual de camiseta náutica rayada que parece saludar a los espectadores...

Fascina con la intensidad de ninguno con su obra y visiones No es la primera vez que la canibalización de Picasso es objeto de una muestra temática. En abril de 2015 se celebró en la Deichtorhallende Hamburgo (Alemania) la exposición Picasso in der Kunst der Gegenwart (Picasso en el arte contemporáneo), que reconocía al pintor como el artista "más citado e importante desde un punto de vista formal" de toda la historia del arte, el de "mayor poder expresivo", el que demanda "más atención del público" y el que "fascina con la intensidad de ningún otro" con su "obra y sus visiones".

10.000 personas matriculadas en el curso 'online'

En paralelo con la exposición se está celebrando el curso en línea MOOC Picasso. Es de inscripción gratuita, durará siete semanas y pretende impartir a los asistentes a las clases por internet conocimientos sobre la vida de Picasso, sus influencias, sus compromisos políticos y el impacto de su trabajo en el arte contemporáneo. En la organización del curso online colaboran el Grand Palais, el Centro Pompidou y el Museo Picasso. Se estima que más de 10.000 personas se han inscrito.