EEUU: Portaaviones vuelve al mar tras brote de coronavirus

Después de permanecer casi dos meses atracado en Guam por un brote de coronavirus, el portaaviones USS Theodre Roosevelt zarpó el jueves rumbo a altamar para una serie de ejercicios militares en pre...

Después de permanecer casi dos meses atracado en Guam por un brote de coronavirus, el portaaviones USS Theodre Roosevelt zarpó el jueves rumbo a altamar para una serie de ejercicios militares en preparación para su regreso a operaciones en el Pacífico.

La embarcación había estado anclada en Guam desde el 27 de marzo, mientras sus 4.800 tripulantes pasaban por cuarentena. Más de 1.000 de ellos fueron diagnosticados con COVID-19 en ese periodo.

Se siente grandioso volver al mar, dijo el contraalmirante Stu Baker, comandante de la compañía de ataque 9, en un comunicado. Tener al Theodore Roosevelt y al Destacamento Aéreo 11 un paso más cerca de retomar sus misiones en el Indo-Pacífico es un enorme logro para la tripulación.

En una entrevista con The Associated Press desde el portaaviones a principios de la semana, el capitán de la Marina Carlos Sardiello dijo que el buque navegará con una tripulación reducida de alrededor de 3.000 elementos, dejando en tierra a unos 1.800 marinos que permanecen en cuarentena o cuidan de aquellos que lo están. Entre los elementos en cuarentena se incluye a 14 que recientemente arrojaron positivo a la presencia del virus nuevamente, apenas unos días después de recibir permiso para volver a la embarcación.

La desconcertante reaparición de COVID-19 entre los marinos se suma a las dificultades para que la tripulación recupere la salud, y genera dudas sobre la calidad de las pruebas de diagnóstico y qué tanto tiempo los marinos podrían permanecer infectados o en etapa de contagio.

La embarcación planea realizar operaciones requeridas durante alrededor de dos semanas, incluyendo una recertificación de la plataforma de despegue y del escuadrón de combate, con despegues y aterrizajes en el portaaviones. El buque volverá entonces a Guam para recoger a los tripulantes saludables. Si todo sale bien, partirá a realizar operaciones antes de iniciar el camino rumbo a casa en San Diego.