Ciudad de México presenta plan de reapertura

La Ciudad de México, una de las urbes más grandes del mundo, anunció el miércoles el plan con el que se prepara para regresar a las actividades económicas y sociales en un momento en el que las c...

La Ciudad de México, una de las urbes más grandes del mundo, anunció el miércoles el plan con el que se prepara para regresar a las actividades económicas y sociales en un momento en el que las cifras de nuevos contagios por coronavirus siguen marcando cifras récord prácticamente todos los días.

El Plan Gradual hacia la Nueva Normalidad, como se le denominó al conjunto de estrategias presentado por la alcaldesa Claudia Sheinbaum, menciona que los habitantes de la capital deberán mantener las medidas de distanciamiento social hasta el 15 de junio, aunque a partir del 1 del mismo mes, permitirá que se incorporen a las actividades económicas la construcción, la minería, la fabricación de equipo de transporte y venta de bicicletas, además de la producción de cerveza.

Las tres primeras ya habían sido autorizadas por el gobierno federal para comenzar a trabajar parcialmente desde el pasado lunes.

Sheinbaum dijo que la inclusión de la venta de bicicletas es porque quiere promover más el uso en la ciudad como una medida para generar más salud en la población.

Hasta el martes por la noche, el gobierno de la capital reportaba 15.283 casos positivos con 1.452 defunciones, 71 de éstas en un lapso de 24 horas. La misma Sheinbaum ha reconocido que esas cifras podrían ser más elevadas porque hay muchos casos que no han sido registrados y se agregarán luego de que los revise un comité técnico.

Además, en la capital se reportan 3.300 hospitalizados, con 1.119 en terapia intensiva, lo que representa el 76% de la ocupación.

La tendencia sigue creciendo, pero esta tendencia esperamos que disminuya en las próximas semanas, todos los días daremos esta información para que sepan cómo está la tendencia de crecimiento o decremento para ir incorporando nuevas medidas, dijo Sheinbaum.

La jefa de gobierno agregó que la ciudad utilizará el sistema de semáforos propuesto por el gobierno federal y se informó que cada color del semáforo dependerá del número de personas hospitalizadas.

Es un semáforo epidemiológico diario, así como los que vivimos aquí tenemos un índice de calidad del aire que nos muestra si estamos en un nivel o en el otro, así este semáforo que vamos a tener que ver todos para saber en qué (luz del) semáforo estamos, dijo Sheinbaum en una videoconferencia en la que no aceptó preguntas.

La jefa de gobierno dijo que el semáforo continuará en rojo si sigue aumentando la demanda por camas para COVID-19 o si se mantiene arriba del 65% como es en este momento. Cambiará a naranja cuando la ocupación baje de esa cifra y que se mantenga así por un periodo de dos semanas. Para pasar al amarillo, la ocupación deberá ser menor al 59% y el verde es con 50% o menos.

En el semáforo amarillo, el plan contempla el regreso de las demás actividades productivas y laborales en general, pero exige horarios escalonados. Además, la reapertura de restaurantes y hoteles y servicios religiosos al 30% de sus aforos, cines y teatros al 50% y el regreso de los deportes profesionales ser sin público, pero previa prueba a los atletas para descartar casos positivos.

El fútbol, el deporte más popular del país, está detenido desde el pasado 15 de marzo mientras los dueños de equipos siguen deliberando si reanudan o cancelan el campeonato que estaba pactado a terminar en estos días.

Es un albur, pero tarde o temprano nos vamos a contagiar y ya hay que volver a la normalidad. La jefa de gobierno quiere que sea paulatino, aunque la gente se enferme, pero que haya lugares en los hospitales. Ellos son los que saben y tienen la certeza de cómo manejar la ciudad, dijo a la AP Fanny Manríquez, una trabajadora de la ciudad que ha estado laborando sin hacer cuarentena.