Exposición disipa el juicio erróneo de la ausencia de dibujos en la escuela veneciana

  • La importancia de la pintura de los artistas renacentistas eclipsó su excelencia como dibujantes.
  • La exposición 'De Tiziano a Canaletto: el dibujo en Venecia' reúne un centenar de obras en papel.
  • La muestra se completa con una 'respuesta' de la artista contemporánea inglesa Jenny Saville.
<p>Paisaje veneciano en un dibujo de Canaletto</p>
Paisaje veneciano en un dibujo de Canaletto
© Ashmolean Museum, University of Oxford

Un lugar común —e incorrecto— sostiene que Tiziano Vecellio (¿1477-90?-1576) dominaba con tal maestría la técnica de la pintura que no consideraba necesario hacer bocetos o practicar con dibujos. Lo mismo se suele afirmar de otro gran maestro de la escuela veneciana, el más tardío Canaletto (1697-1768).

El error, asumido por muchos historiadores del arte, parte de un tratado de referencia, el monumental Le vite de' più eccellenti pittori, scultori e architettori (Las vidas de los más excelentes arquitectos, pintores y escultores italianos), escrito por el artista e historiador a quien se atribuye acuñar el término Renacimiento, Giorgio Vasari y publicado por primera vez en 1550. El autor, más preocupado por el gracejo y los chismes que por la precisión histórica, mantenía que los grandes pintores venecianos no hacían uso del dibujo. La tesis, pese a la falsedad, mantuvo un halo de vigencia hasta el siglo XIX.

Tintoretto, Tiepolo, Veronese, Bellini...

Titian to Canaletto: Drawing in Venice (De Tiziano a Canaletto: el dibujo en Venecia) refuta el juicio erróneo con la exposición de más de un centenar de obras sobre papel de los dos autores-vértice y de otros que trabajaron en el terreno fértil de Venecia: desde los menos conocidos Carpaccio y Bassano, hasta las grandes figuras: Tintoretto, Tiepolo, Veronese y Bellini. La muestra puede verse, hasta el 10 de enero de 2016, en el Ashmolean, el museo de arte de la Universidad de Oxford.

Paisajes atmosféricos y sensuales estudios de figuras El objetivo de los organizadores —que han reunido importantes obras en préstamo al contar con la colaboración de la Galería Uffizi de Florencia— es "demostrar cómo el esplendor y la brillante luz de  de Venecia" sintetizaron un estilo de dibujo marcado por "retratos convincentes, paisajes atmosféricos de excepcional belleza y sensuales estudios de figuras humanas". La muestra traza el papel del dibujo en la ciudad-república a lo largo de tres siglos y "disipar el mito de que los artistas venecianos, incluyendo su más grande pintor, Tiziano, no tenían ningún interés en el dibujo".

'Nuevas investigaciones'

Con la resuelta descripción de "exposición pionera" y "basada en nuevas investigaciones", los promotores de Titian to Canaletto: Drawing in Venice no pretenden discutir que la escuela destaca por los cuadros de colorido brillante y devoción a la belleza —apropiados para una sociedad cosmopolita y culta como la de la república veneciana, una gran potencia a partir del siglo XII—, pero precisan que es una injusticia mantener el dibujo "fuera de la historia" y seguir insistiendo en que Venecia y dibujo "son términos paradójicos".

Que trabajaban sobre los lienzos sin dibujar antes es una invención literaria La afirmación de Vasari, asumida por historiadores occidentales muy posteriores, de que Tiziano, Tiepolo o Canaletto "trabajaban directamente sobre los lienzos" sin haber dibujado bocetos o estudios previos, es un sinsentido y tiene mero carácter de "invención literaria", añaden. La exposición traza la historia de las "continuidades" en el arte sobre papel desde alrededor de 1500 hasta 1750, cuando se fundó la primera academia de arte de Venecia. En la muestra se aprecia como el dibujo fue para los artistas de la zona un formato "para la innovación y la experimentación y una herramienta para la investigación y la observación".

'Belleza cautivadora'

La "riqueza visual" de obras como el espléndido retrato de un hombre de Bellini "muestra con elocuencia la importancia del dibujo en Venecia" y desafía las "visiones tradicionales", señala Catherine Whistler, encargado del Departamento de Arte Occidental del Ashmolean y coordinadora de la exposición. Para Alexander Sturgis, director del museo, la muestra tiene carácter de "espectáculo histórico" por la "belleza cautivadora" de algunas piezas.

Jenny Saville se inspira en las cualidades gestuales de los dibujos venecianos Como complemento a la antología, el museo expone Jenny Saville Drawing (Dibujos de Jenny Saville), presentada como una respuesta contemporánea a los dibujos de la escuela veneciana. Saville (1970) aprovecha las cualidades gestuales de las obras venecianas como inspiración para una colección de piezas reflexivas sobre papel y lienzo.