La cuidad ecuatoriana más golpeada por COVID-19 se reactiva

Guayaquil, la ciudad ecuatoriana más golpeada por la pandemia del nuevo coronavirus, inició el miércoles un lento proceso de reactivación económica.

Guayaquil, la ciudad ecuatoriana más golpeada por la pandemia del nuevo coronavirus, inició el miércoles un lento proceso de reactivación económica.

En esa ciudad portuaria, que en abril registró escenas con cadáveres abandonados en las calles y en casas hasta por una semana sin que las autoridades los retiraran, se registra alrededor del 70% de los casos conocidos de coronavirus en suelo ecuatoriano y 1.254 fallecidos por ese virus, la mitad de todo el país.

Su alcaldesa, Cynthia Viteri, dispuso que el semáforo de alerta sanitaria avanzara de rojo a naranja, lo que permitió la reanudación del trabajo del sector público y privado con el consiguiente mayor movimiento en las calles.

Viteri advirtió que en caso de que no haya la colaboración de la ciudadanía acatando las medidas de protección y alejamiento mínimo en las calles y establecimientos, de inmediato se pasará nuevamente al semáforo rojo, que implica una rigurosa cuarentena y toque de queda desde las dos de la tarde.

El cambio de color de alerta en el semáforo implica que el toque de queda empezará a las nueve de la noche hasta las cinco de la mañana y que se permitirá el uso del vehículo particular dos días (antes sólo era un día). Asimismo, el transporte urbano y con poblaciones vecinas podrá llevar hasta 30% de los pasajeros.

Los hospitales también podrán empezar a atender consulta externa en todas las especialidades en esta ciudad de 2,64 millones de habitantes.

Desde el inicio de la pandemia a finales de febrero, Ecuador suma un total de 34.151 casos y 2.594 fallecidos.