Prensa oficial a cubanos: no a la acaparación en pandemia

y el gobierno, pues pese a la tímida autorización a la iniciativa privada, no se abrió un mercado mayorista.

y el gobierno, pues pese a la tímida autorización a la iniciativa privada, no se abrió un mercado mayorista.

Legalizar estas actividades para que sean totalmente lícitas es una opción. Son productos de alta demanda, no son sustancias prohibidas. Lo que es ilegal es la forma clandestina en que se consiguen, distribuyen, venden y compran, escribió en otro comentario el usuario Orestes Rodríguez.

Desde el derecho, el debate se desarrolló en torno a la forma en que se realizaron y mostraron los reportajes. Peña indicó que la nueva Constitución reconoce el derecho a la información veraz, objetiva y oportuna que podría fundamentar la exhibición de los operativos, pero también la disposición de que se respete a los implicados, su intimidad personal y familiar. Además, aunque existe la figura del acaparamiento en el Código Penal , los límites de lo permitido son difusos.

Dada la escasez, las autoridades racionaron la venta de algunos productos como pollo, papel sanitario, detergente o café, y reforzaron los que se entregan subsidiados a la población.

No obstante, según expertos, la isla debería acompañar el enfrentamiento a las ilegalidades con medidas para incrementar el abasto a partir de su producción nacional e incentivarla.

La noción de que el acaparador-especulador es un actor aberrado y que la solución para lidiar con esa conducta desviada es la represión hace retroceder el fundamento de la política económica a una especie de ciencia moral, escribió en Twitter el economista Pedro Monreal.

Andrea Rodríguez está en Twitter como www.twitter.com/ARodriguezAP