Regresará al mar portaaviones afectado por coronavirus

El portaaviones Theodore Roosevelt de la Armada de Estados Unidos regresará al mar esta semana, casi dos meses después de que fue sacado de servicio en Guam por un brote grave de coronavirus a bordo...

El portaaviones Theodore Roosevelt de la Armada de Estados Unidos regresará al mar esta semana, casi dos meses después de que fue sacado de servicio en Guam por un brote grave de coronavirus a bordo, dijeron funcionarios estadounidenses, mientras la tripulación realizaba los preparativos finales para zarpar.

En una entrevista desde el navío, el capitán Carlos Sardiello dijo el lunes que el barco navegará con una tripulación reducida de unos 3.000 marineros, dejando a 1.800 en cuarentena en tierra. Entre esos están 14 marineros que recientemente dieron positivo por segunda vez, apenas días después de recibir la luz verde para regresar a bordo. La desconcertante reaparición del virus en los marineros aumenta las dificultades para que la tripulación esté saludable de nuevo y crea interrogantes sobre la calidad de las pruebas y cuánto tiempo los marineros pudieran seguir infectados y contagiosos.

Sardiello no habló de cronogramas ni operaciones, pero otros funcionarios dijeron que el buque iba a zarpar en los próximos días y que, si todo va bien, realizará operaciones en el Pacífico por algún tiempo antes de regresar a su base en San Diego. Los funcionarios hablaron bajo condición de preservar el anonimato por hablar de operaciones militares.

A una pregunta sobre la posibilidad de que el barco pueda realizar misiones tras pasar anclado dos meses en Guam, Sardiello se mostró confiado: ¿Tengo una bola de cristal? No, pero pienso que hemos creado las condiciones para una alta probabilidad de éxito y nos vamos al mar a cumplir nuestra misión.

El Roosevelt ha estado en el centro de una creciente controversia que llevó al despido del previo capitán del barco, la renuncia del secretario de la Armada y una vasta investigación sobre qué causó el brote y cómo fue manejado por los altos oficiales. Más de 1.000 marineros en el barco han dado positivo en los últimos dos meses y toda la tripulación ha tenido que pasar por cuarentena en tierra antes de volver a abordar.