¿Antídoto para el confinamiento? Un Picasso en la pared

¿Qué le parece este remedio para la tristeza del confinamiento por la pandemia del coronavirus? Un cuadro de Picasso, en su propia pared.

¿Qué le parece este remedio para la tristeza del confinamiento por la pandemia del coronavirus? Un cuadro de Picasso, en su propia pared.

Tras una demora de ocho semanas provocada por las cuarentenas contra el COVID-19 en Francia, la delegación parisina de la casa de subastas Christie's celebrará el miércoles una rifa por Naturaleza muerta, un óleo sobre lienzo que pintó Picasso en 1921.

Los beneficios ayudarán a proporcionar agua a zonas rurales de Camerún, Madagascar y Marruecos, una necesidad aún más básica que antes para que la gente pueda lavarse y protegerse de la pandemia global.

Los organizadores dijeron haber recaudado ya 5 millones de euros (5,4 millones de dólares) vendiendo 50.000 boletos de 100 euros (109 dólares) a través de internet. Su objetivo de ventas eran 200.000 boletos, pero la crisis del coronavirus complicó la tarea.

Por ahora hay compradores de más de 100 países, aunque la mayoría de los boletos se vendieron en Francia, Estados Unidos, Suiza e Italia. En 2013, el ganador de un sorteo similar fue un trabajador de instalaciones contra incendios de 25 años residente en Pensilvania.

Espero que esta vez gane, quizá, alguien que viva en otro lugar, por ejemplo América del Sur u Oriente Medio. Sólo para diversificar. Está bien que Picasso haya llegado a todo el mundo", dijo David Nahmad, el multimillonario marchante de arte que proporcionó la pintura para el sorteo a lo que describió como un precio de liquidación.

En un principio, los organizadores prometieron pagar un millón de euros (1,09 millones de dólares) por la obra, que según dijo Nahmad valdría al menos dos, tres veces eso. Sin embargo, dijo a The Associated Press en una entrevista esta semana que había reducido el precio a 900.000 euros para apoyar la causa.

Los organizadores decidieron pagar la pintura en lugar de pedir una donación porque confiaban en animar a otros coleccionistas o galerías a desprenderse de otras obras de Picasso para rifas benéficas en el futuro.