Una bomba mata a 7 en refugio para desplazados en Libia

Al menos siete personas murieron, incluido un niño de cinco años llegado de Bangladesh, cuando varias bombas golpearon un refugio para personas desplazas en la capital de Libia, Trípoli, según dij...

Al menos siete personas murieron, incluido un niño de cinco años llegado de Bangladesh, cuando varias bombas golpearon un refugio para personas desplazas en la capital de Libia, Trípoli, según dijeron el domingo las autoridades sanitarias locales.

El bombardeo del sábado por la noche contra el centro en el distrito de Furnaj también dejó al menos 17 heridos, incluido un migrante bengalí de 52 años y su hijo de cinco años, dijo Malek Merset, vocero del servicio de ambulancias de la capital. El hombre también era el padre del niño fallecido.

Se trata de un nuevo ataque contra civiles en la lucha por Trípoli entre las fuerzas que lidera el comandante Khalifa Hifter, que tienen su base en el este del país, y una serie de milicias que mantienen laxas alianzas con el gobierno en la capital, débil pero respaldado por Naciones Unidas.

Parte del refugio para personas desplazadas se había incendiado en choques previos en Trípoli, señaló Merset.

El servicio de ambulancias no indicó qué bando era responsable del bombardeo.

Las autodenominadas Fuerzas Armadas Libias írabes que dirige Hifter lanzaron una ofensiva sobre Trípoli en abril del año pasado. Los combates se agravaron en las últimas semanas, mientras los aliados extranjeros de ambas partes aumentaban su asistencia militar.

Hifter tiene el respaldo de Francia y Rusia, así como Egipto, Emiratos írabes Unidos y otros países árabes importantes. Las milicias aliadas con Trípoli tienen ayuda de Turquía, que desplegó tropas y mercenarios para ayudar a reforzar a sus aliados este año. También tienen apoyo de Italia y Qatar. Hay mercenarios, sobre todo procedentes de la lucha en Siria, luchando en ambos bandos, lo que complica una guerra indirecta ya complicada de por sí.

El país está sumido en el caos desde 2011, cuando una guerra civil derrocó y más tarde asesinó al veterano dictador Moammar Gadafi. El país se ha fragmentado, con gobiernos rivales al este y al oeste respaldados por distintos grupos armados y países extranjeros.

Los combates en Trípoli han amenazado con arrojar a Libia a un nivel de violencia como el de la guerra civil de 2011.