Prisión a un joven de 17 años por exigir que dos menores le enviasen fotos íntimas

  • Agentes de la policía registraron su casa y encontraron 362 fotos y 36 vídeos.
  • Un total de 12 niños fueron interrogados pero solo dos aceptaron el chantaje.
  • La sentencia final que ha recaído sobre el chico ha sido de 12 meses de prisión y una orden de prevención de daño sexual de cinco años.

Un adolescente norteamericano de 17 años de edad, residente en la ciudad de York, ha sido encarcelado por hacer chantaje a otros dos menores —de 14 años— para que le enviasen imágenes y vídeos íntimos entre los meses de enero y mayo de 2015.

Agentes de la Policía registraron su casa y encontraron 362 fotos y 36 vídeos subidos de tono en varios dispositivos electrónicos.

El chantaje y las amenazas se producían a través de las redes sociales y de Snapchat

El joven, cuya identidad es privada por razones legales, rompió a llorar cuando se enteró de su condena de 12 meses de prisión en la Corte Juvenil de York después exigir imágenes y vídeos a través de la aplicación de Snapchat.

Cualquier persona mayor de 10 años de edad que comparte una imagen indecente de una persona menor de 18 años puede ser arrestado, acusado, y potencialmente encarcelado hasta 10 años, además de ser colocado en una lista de delincuentes sexuales.

El adolescente recibió imágenes de un niño después de que le amenazara con hackear su cuenta de Xbox y también obtuvo cuatro imágenes de otro joven después de decirle que tenía las contraseñas de sus redes sociales y entraría en ellas si no se las mandaba. En este segundo caso, el amenazado bloqueó al adolescente en Snapchat y en las redes sociales, pero el chantaje con publicar sus imágenes anteriores en la red si no desbloqueaba al acusado siguió siendo continuo.

El acosador trató de persuadir a otros compañeros de escuela, incluido el hermano del niño que consiguió bloquearle. Esto fue lo que produjo que los padres y los maestros descubrieran el alcance de las amenazas y que el caso saliera a la luz.

Un total de 12 niños fueron interrogados acerca del adolescente y del contacto que tenía con ellos, pero sólo dos declararon haber sido chantajeados.

"Los hechos hablan por sí solos. El acusado tuvo contacto con 12 jóvenes a través de diversos métodos electrónicos y pueden ven amenazas claras. Además, el número tan elevado de imágenes acumuladas dejar entrever que la situación se produjo durante un periodo de tiempo, que no fue puntual", declaró Thomas Stanway, el fiscal que lleva el caso.

Se pueden ver amenazas claras. La situación no fue puntual

Por su parte, la defensa, Lee-Anne Robins-Hicks, dijo que los delitos tuvieron lugar durante un "período de la vida del acusado de mucha confusión y una lucha con su propia identidad". "Él ha tenido problemas con su identidad y autoestima", dijo.

La sentencia final que ha recaído sobre el chico ha sido de 12 meses de prisión y una orden de prevención de daño sexual de cinco años, según detalló juez del distrito David Kitson.

Los niños que envían imágenes comprometedoras a través de teléfonos móviles sigue siendo una gran preocupación para las escuelas, los padres y la policía.