Burundi elige presidente a pesar del coronavirus

A pesar del coronavirus, Burundi sigue adelante con los planes de realizar una elección el miércoles para elegir al sucesor del presidente Pierre Nkurunziza luego de 15 años de régimen sangriento.

A pesar del coronavirus, Burundi sigue adelante con los planes de realizar una elección el miércoles para elegir al sucesor del presidente Pierre Nkurunziza luego de 15 años de régimen sangriento.

La entrega del poder por Nkurunziza sería la primera transferencia realmente pacífica de autoridad en la nación del ífrica oriental desde su independencia en 1962.

Pero la pandemia constituye una amenaza para la votación. Burundi expulsó a los trabajadores de la Organización Mundial de la Salud que expresaron reservas. El director de la OMS para ífrica envió un mensaje a los Centros Africanos de Prevención y Control de Enfermedad el día que comenzó la campaña y circularon online las fotos de los actos multitudinarios.

Los detractores han acusado a las autoridades de restar importancia a la pandemia e invocar la protección divina. Aparentemente el gobierno aprovecha la pandemia para limitar la presencia de observadores, al someter a los extranjeros que ingresan al país a una cuarentena de 14 días.

Pero más que el virus, es el miedo a la violencia lo que arredra a los 5 millones de ciudadanos habilitados para votar.

Se acusa a agentes del gobierno de acosar al principal partido opositor, el CNL, cuyo dirigente Agathon Rwasa aparentemente tiene buenas probabilidades de disputar la presidencia al candidato designado por Nkurunziza para sucederlo, Evariste Ndayishimiye.

Más de 145 miembros del CNL han sido arrestados desde que comenzó la campaña el 27 de abril, según el grupo de periodistas independientes SOS Medias Burundi. El vocero de la policía, Pierre Nkurikiye, acusó a Rwasa de efectuar declaraciones incendiarias y difamatorias e incitar a la insurrección.