Restauradores protestan por normas de reapertura en Milán

está sufriendo.

está sufriendo.

Los manifestantes mostraron un cartel con el lema No abriremos hoy para cerrar mañana, y pidieron la supresión de los impuestos y ayudas más concretas.

El gobierno anunció en la madrugada del lunes las pautas que deben seguir los restaurantes para reabrir sus puertas, incluyendo mantener una distancia de al menos un metro (tres pies) entre clientes y guardar las reservas y registros durante al menos dos semanas. Entre las recomendaciones figuran además emplear menús desechables o electrónicos que puedan leerse en los dispositivos electrónicos personales así como tomar la temperatura a los comensales, aunque esto no será obligatorio.

El ejecutivo anunció además que suaviza las restricciones de viaje impuestas durante la pandemia del coronavirus y permitirá que la población se mueva libremente por la región en la que viven a partir del lunes. La movilidad entre regiones, así como los viajes internacionales a y desde el país comenzarán el 3 de junio.

Italia impuso una cuarentena sobre toda la nación a principios de marzo tras convertirse en el primer gran foco de coronavirus fuera de Asia. Más de 31.000 personas han muerto a causa del virus, dejando al país por detrás de Estados Unidos y Gran Bretaña en número de fallecidos. Pero el gobierno del primer ministro Giuseppe Conte ha reabierto gradualmente el país a medida que descendían las tasas de contagios y decesos.

En los sectores de la economía que se han reactivado se impusieron normas de distanciamiento social, incluyendo fábricas y algunas empresas. Las escuelas siguen cerradas y las concentraciones multitudinarias no están permitidas, aunque se podrá asistir a misa, con restricciones, a partir de la próxima semana.