Cautela ante el virus: Salgan pero "no celebren una fiesta"

Los australianos salieron a comer fuera el sábado por primera vez en semanas, pero la reapertura de los restaurantes, pubs y cafés viene con una advertencia: no se excedan.

Los australianos salieron a comer fuera el sábado por primera vez en semanas, pero la reapertura de los restaurantes, pubs y cafés viene con una advertencia: no se excedan.

Expertos en salud pública piden precaución mientras los gobiernos alivian las restricciones sobre restaurantes, tiendas y partes en muchos países y adoptan medidas para reactivar las fábricas. La pandemia del coronavirus, que ha matado a más de 300.000 personas en todo el mundo, se ha desacelerado en muchos lugares pero podría resurgir si no se toman precauciones o si las autoridades avanzan demasiado rápido en la vuelta de la población al trabajo.

El mensaje es, sí, aprecien todos los esfuerzos, aprecien la oportunidad de suavizar algunas de esas medidas, pero no celebremos una fiesta", dijo Tony Bartone, presidente de la Asociación Médica Australiana.

La capacidad de la mayoría de los restaurantes australianos se limitó a 10 clientes, y Bartone recordó que la gente debe mantener la distancia social, seguir la etiqueta para estornudar, lavarse las manos y aislarse si se encuentran enfermos.

En Estados Unidos, un análisis de The Associated Press halló que 41 de sus 50 estados no cumplen los niveles de pruebas de detección del COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus, que los expertos consideran necesario para evitar otra oleada de brotes, incluso aunque algunos estados avanzan de forma agresiva para permitir la reapertura de los negocios.

Se considera que las pruebas rápidas y generalizadas son esenciales para rastrear y contener el virus. El análisis de la AP se basa en métricas del Instituto de Salud Global de la Universidad de Harvard.

Investigadores de Harvard han calculado que Estados Unidos necesita realizar al menos 900.000 tests diarios para poder reactivar su economía con seguridad, casi tres veces más que los alrededor de 360.000 actuales, según datos del cibersitio del Proyecto de Seguimiento del COVID.

Entre los estados que no alcanzan la marca están Texas y Georgia, que ya han reabierto centros comerciales, peluquerías y otros negocios.

En Corea del Sur, que tiene una de las tasas de pruebas más altas del mundo, un vocero del Ministerio de Salud dijo el sábado que el gobierno podría haber evitado un nuevo gran brote tras hallar 162 casos ligados a personas que acudieron a un club de ocio nocturno en Seúl, la capital del país y donde vive gran parte de la población.

Según Son Young-rae, 46.000 personas se sometieron a pruebas en relación a ese foco.

India superó a China en el número de infecciones confirmadas mientras se espera que el gobierno de primer ministro Narendra Modi anuncie este fin de semana su decisión sobre la ampliación de una cuarentena que dura ya 54 días. Por el momento, India registra 85.940 contagios y 2.752 decesos frente a los 82.941 casos y 4.633 víctimas mortales de China.

China acortó su sesión legislativa anual, que comienza a finales de la próxima semana en Beijing, y en varios puntos del país siguen surgiendo pequeños focos del virus. La propagación de la enfermedad se ha frenado en gran medida en la nación donde comenzó la pandemia en diciembre, pero la provincia de Jilin, en el noroeste, reportó 28 casos en nueve días, los dos últimos el viernes.

En México, el número de nuevos casos confirmados llegó a un nuevo máximo el vienes, mientras el gobierno aclaró los lineamientos para que la construcción, la minería y el sector automotriz reanuden su actividad el lunes. El país registró más de 2.000 positivos el viernes por segundo día consecutivo, lo que sugiere que el brote no alcanzó todavía su pico.

___ Moritsugu informó desde Beijing. Periodistas de The Associated Press en todo el mundo contribuyeron a este despacho.