¿Economía de EEUU requiere más asistencia o hay que esperar?

para contener la enfermedad.

para contener la enfermedad.

Es evidente que necesitamos reabrir la economía ahora; esto es urgente, dijo Stock, quien consideró que la situación es delicada dados los riesgos de una segunda ola de infecciones.

La situación es tan incierta que Powell dijo que los legisladores deben hacer más por las comunidades que los eligieron.

Emitió sus palabras en el lenguaje de los funcionarios gubernamentales, pero su mensaje fue claro: se necesita más dinero ahora.

Un apoyo fiscal adicional podría ser costoso, pero vale la pena si contribuye a evitar perjuicios económicos a largo plazo y nos deja una recuperación más fuerte, afirmó Powell el miércoles. Esta decisión, con pros y contra, debe ser tomada por nuestros representantes elegidos, que tienen la autoridad sobre los impuestos y el gasto".

Los electores han enviado mensajes mixtos sobre la economía y los líderes políticos, porque la vasta mayoría de quienes perdieron sus trabajos esperan ser recontratados. Más de la mitad aprueba la manera en la que el presidente Donald Trump ha manejado la economía, aunque el 71% dijo que las condiciones económicas son malas.

La división política puede reflejar la manera como se ha propagado la pandemia, y las tensiones podrían disiparse a medida que aumente la cifra de muertes.

Por cada 100 personas fallecidas a causa del COVID-19 en estados gobernados por demócratas, sólo habían muerto 31 en estados republicanos hasta principios de mayo, dijo Angus Deaton, economista de la Universidad de Princeton y ganador de un premio Nobel.

Deaton dijo que es mucho pedir que los legisladores republicanos perjudiquen sus propios negocios y crecimiento económico por un brote que afecta principalmente a otros estados. Pero la dinámica política actual podría cambiar a medida que se registren más muertes en territorio republicano.

Es claro que a medida que las muertes se trasladen a estados republicanos, habrá menos dificultades políticas para ayudar a estados en problemas y un mayor consenso para una reapertura inteligente, comentó Deaton.