Venezuela: imputan a guardias tras motín que deja 47 muertos

Las autoridades venezolanas anunciaron el miércoles la apertura de procesos judiciales a diez personas, entre ellos el director de una prisión y cinco guardias de seguridad, en relación con un sang...

Las autoridades venezolanas anunciaron el miércoles la apertura de procesos judiciales a diez personas, entre ellos el director de una prisión y cinco guardias de seguridad, en relación con un sangriento motín ocurrido el 1 de mayo en un centro penitenciario en el centro-occidente del país que dejó a 47 reos muertos y 67 heridos.

Nadie puede allí evadir esa lamentable responsabilidad, dijo el fiscal general Tarek William Saab en una declaración difundida por la televisión estatal.

El incidente ocurrió en el Centro Penitenciario de Llanos, localizado en el estado Portuguesa , a unos 530 kilómetros al oeste de Caracas,

El director del penal, Carlos Benito Torres, fue imputado por el delito de cómplice necesario en la introducción de armas de fuego ilegales que tenían ocultas los reos en el recinto carcelario.

Los cinco guardias, por su parte, fueron imputados de los delitos de homicidio intencional y homicidio frustrado, luego de ignorar las normas dispuestas para contener un motín y en su lugar optaron por hacer uso de armas de fuego.

De acuerdo con las investigaciones preliminares, los reos respondieron la acción de los guardias también con armas de fuego y en ese cruce de disparos, 66 de los prisioneros que fueron usados como escudos humanos por los miembros de una banda que controla el penal.

Mientras, cinco reos ”incluido su cabecilla, identificado como Olivo Antonio Castillo,, fueron acusados de los delitos de tráfico de armas, homicidio intencional y homicidio frustrado.

Según las autoridades, Castillo comenzó la acción de protesta en represalia por la detección de un conductor de facto que realizaba encomiendas en la calle para este jefe criminal, quien fue detenido en momentos que estaba cometiendo actos delictivos y portaba una granada.

En contraste, versiones de prensa, activistas de derechos humanos y líderes opositores, citando el testimonio de parientes de los reclusos, dijeron que el incidente se produjo cuando los reos exigían el ingreso de alimentos elaborados por sus familiares.

Venezuela está sumida en una severa crisis política y económica caracterizada por una hiperinflación y una profunda contracción del Producto Interno Bruto que ha obligado a casi cinco millones de personas a irse del país en los últimos años.

Este país sudamericano cuenta con tres decenas de cárceles donde la población, de unos 57.000 reos, evidencia un severo hacinamiento y violencia desencadenada por bandas que controlan internamente las prisiones y trafican armas, alimentos y drogas.

Este país sudamericano tiene aproximadamente 30 prisiones y 500 cárceles que pueden albergar a unos 110,000 reclusos. Los defensores de los derechos humanos dicen que las cárceles son violentas y están superpobladas, con pandillas que controlan el tráfico de armas y drogas.