Crecen protestas en Bolivia en medio de pandemia de COVID-19

En plena emergencia sanitaria por el nuevo coronavirus la basura se amontonaba el martes en las calles de Cochabamba, en el centro de Bolivia, mientras vecinos reclamaban al gobierno que flexibilice l...

En plena emergencia sanitaria por el nuevo coronavirus la basura se amontonaba el martes en las calles de Cochabamba, en el centro de Bolivia, mientras vecinos reclamaban al gobierno que flexibilice la cuarentena que lleva 51 días y entregue alimentos en momentos en que los contagios están en ascenso.

Las fuerzas del orden debieron usar equipos antimotines el lunes en la noche para dispersar a los manifestantes en un suburbio cercano al relleno sanitario. El martes los accesos al basurero seguían cortados mientras vecinos de otro barrio realizaban una protesta callejera.

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, acusó al expresidente Evo Morales, asilado en Argentina, de alentar las protestas con el fin de desestabilizar al gobierno para forzar elecciones presidenciales a fines de julio o la primera semana de agosto.

El gobierno anunció que impugnará una ley aprobada por la Asamblea Legislativa dominada por el Movimiento al Socialismo (MAS), el partido de Morales, que fija los comicios para esas fechas. El Ejecutivo dijo que la prioridad ahora es atacar la pandemia. Los comicios debieron celebrarse el 3 de mayo.

La presidenta interina Jeanine íñez asumió en noviembre en medio de una violenta crisis política que obligó a Morales a renunciar tras acusaciones de fraude en las anuladas elecciones de octubre de las que se proclamó ganador. íñez asumió con la misión de organizar comicios lo más pronto posible, pero la pandemia complicó la agenda política.

Desde Buenos Aires, Morales ha cuestionado a íñez vía Twitter por sacar a la policía y a los militares para controlar el acatamiento de la cuarentena y acusó a la mandataria interina de pretender mantenerse en el poder y perseguir penalmente a dirigentes de su partido.

El gobierno también hace frente a otras presiones por la escasez de pruebas de diagnóstico del COVID-19 y respiradores mecánicos, cuya carencia las autoridades atribuyeron a la alta demanda mundial.

A las protestas se sumaron la víspera los reos del mayor penal de Santa Cruz, en el oriente, que concentra el 80% de los contagios y donde murieron al menos dos internos con síntomas de coronavirus. Los presos reclaman atención sanitaria. Un equipo médico ingresó al penal el martes para realizar pruebas de diagnóstico.

El Ministerio de Salud informó que en el país se han registrado hasta ahora 2.709 casos y 122 decesos. No obstante, el ministro de Salud, Marcelo Navajas, admitió que desde que se detectaron los primeros casos el 10 de marzo sólo se han realizado 12.000 pruebas de diagnóstico.