París lentamente despierta al relajarse medidas por virus

Después de estar detenido dos meses, París lentamente despertó el lunes al mundo que paralizado por la cuarentena cuando estilistas, floristas, salones de uñas y algunos otros negocios volvieron a...

Después de estar detenido dos meses, París lentamente despertó el lunes al mundo que paralizado por la cuarentena cuando estilistas, floristas, salones de uñas y algunos otros negocios volvieron a abrir, pero bajo estrictas medidas de distanciamiento social.

Como una recién despertada bella durmiente, la Ciudad de la Luz necesitó frotarse los ojos el primer día después de que se relajaran las normas de confinamiento. Los dependientes de tiendas que necesitan recuperar ingresos podrían tener que esperar días para que los parisinos vuelvan a descubrir los hábitos diarios que tenían antes de que el coronavirus detuviera casi toda la vida pública.

Hoy es un poco un acto de fe, dijo Edouard Lefebvre, quien dirige el distrito comercial en la avenida Campos Elíseos, que en épocas normales está atestada de turistas extranjeros y locales.

El lunes sólo estaban abiertas la mitad de las tiendas, dijo Lefebvre, un reflejo de los extensos preparativos necesarios para recibir sin preocupación a los clientes y los pasos vacilantes que muchas personas daban rumbo a las rutinas previas a la pandemia.

Los clientes no regresarán en un día. Toma su tiempo acostumbrarse a regresar a los Campos Elíseos, regresar a París, dijo Lefebvre en entrevista con The Associated Press.

Los vehículos otra vez comenzaban a transitar las calles, pero no hubo reportes de embotellamientos y varias personas utilizaron bicicletas para movilizarse.

Restaurante y bares todavía esperan noticias sobre cuándo regresarán a la normalidad y la vida de las cafeterías se podrá reanudar a medida que el gobierno relaje las restricciones.

Francia fue muy golpeada por el COVID-19, con más de 26.000 muertes registradas hasta el domingo. El virus todavía circula. Las autoridades, en un intento por lograr un balance entre la salud pública y apuntalar la economía conforme los casos se estabilizaban, reabrieron varios sectores en el país. Volverán a evaluar la situación en tres semanas, cautelosos de una segunda oleada de contagios.

___

Masha Macpherson en París contribuyó a este despacho.