Familias sufren dificultades viviendo en cuarentena

es prácticamente imposible.

es prácticamente imposible.

El problema se agudiza en comunidades de raza negra, donde las familias conformadas por miembros de diferentes generaciones conviven en tasas mucho más altas, en algunos casos casi el doble de las familias de raza blanca. La vida conjunta también suele entrecruzarse con factores como la pobreza, problemas de salud y empleos que no pueden realizarse desde casa, lo que ofrece otro vistazo de lo que aviva las preocupantes disparidades raciales del COVID-19.

Cuando conviven varias generaciones en una sola vivienda, algunos de ellos tienen que trabajar, especialmente si se encuentran en el sector servicios o la venta al por menor o tiendas de comestibles. Deben entrar y salir de ese hogar, explicó el reverendo Willie Briscoe, que dirige una iglesia para una comunidad negra del norte de Milwaukee, donde la pandemia ha causado muchos contagios entre la población. Uno no puede ponerse en cuarentena.

Las familias viven juntas por varias razones ”para ahorrar dinero, sumar recursos, por cuidado infantil o de adultos mayores o simplemente cuestiones culturales. Es una práctica que ha ido al alza desde la década de 1980, particularmente desde la recesión, de acuerdo con los expertos.