Famoso fotógrafo de guerra sobrevive el virus a los 97 años

La madre de Tony Vaccaro murió en el parto, y a una tierna edad también perdió a su padre a causa de tuberculosis. A los 5 años, era un huérfano en Italia soportando las golpizas de su tío. Y co...

La madre de Tony Vaccaro murió en el parto, y a una tierna edad también perdió a su padre a causa de tuberculosis. A los 5 años, era un huérfano en Italia soportando las golpizas de su tío. Y como soldado estadounidense en la Segunda Guerra Mundial, sobrevivió la Batalla de Normandía.

Ahora a sus 97 años, siendo un celebrado fotógrafo de guerra y celebridades, se recupera del COVID-19. Y le atribuye su longevidad a una suerte ciega, el vino tinto y su determinación.

Para mí, lo más grande que uno puede hacer es desafiar al mundo, dijo Vaccaro. Y la mayoría de estos retos los gano. Eso es lo que me mantiene en marcha.

La determinación de Vaccaro lo ha llevado a una vida como fotógrafo que comenzó siendo un infante de combate, cuando escondió una cámara y tomó cerca de 8.000 fotos de momentos mundanos y horrorosos.

Una de sus famosas imágenes, Beso de liberación, mostraba a un sargento estadounidense dándole un beso a una joven francesa al finalizar la ocupación nazi.

Fue objeto de un documental de HBO en 2016, Under Fire: The Untold Story of PFC Tony Vaccaro, y sus fotos se exhiben en museos como el Centro Pompidou en París y el Museo Metropolitano de Arte en Nueva York.

Vaccaro documentó la reconstrucción de Europa y regresó a Estados Unidos, donde se convirtió en un fotógrafo de modas y celebridades para revistas como Look, Life y Harper™s Bazaar.

Guarda gratos recuerdos de sus sujetos y sus grandes personalidades, incluidos Sophia Loren, John F. Kennedy, Enzo Ferrari, Georgia O™Keeffe y Pablo Picasso.

Él y Picasso se llevaban como hermanos. Pero el artista no se relajaba durante su sesión de fotos, así que Vaccaro lo engañó haciéndole creer que la cámara estaba averiada y que no le estaba tomando en realidad ninguna foto.

Se puso a posar como los modelos. Eso me gustó, dijo Vaccaro. Quería que la fotografía real fuera fotografía real, fotografía honesta. Y eso es lo que terminó siendo.

Vaccaro vive en Queens, un condado de la ciudad de Nueva York azotado por el coronavirus, junto a su hijo Frank, sus nietos mellizos y su nuera Maria, encargada de su archivo de 500.000 fotografías.

Pudo haber contraído el virus en abril de su hijo o caminando por el barrio, dijo su nuera.

Estuvo en el hospital sólo dos días con síntomas leves y pasó otra semana recuperándose.

Entonces los sorprendió a todos levantándose para afeitarse.

Eso fue todo, dijo la nuera. Está dando vueltas como si nada hubiera pasado.

La familia está trabajando en otro documental sobre su vida antes y después de la guerra, pero la pandemia detuvo la producción porque no es seguro traer un equipo de rodaje a su apartamento.

Decimos en chiste que Tony sobrevivió el COVID-19 porque quiere contar el resto de su historia, dijo Maria Vaccaro.

Pero eso también le ha recordado al fotógrafo su buena fortuna.

Realmente creo que tengo la suerte a mis espaldas, dijo. Podría ir a cualquier lugar de esta Tierra y sobrevivir.

___

El periodista de AP John Seewer, en Toledo, Ohio, contribuyó a este despacho.