OMS: Pese a virus, mercados animales no deben cerrar

La Organización Mundial de Salud dijo el viernes que aunque un mercado de animales en la ciudad china de Wuhan casi seguramente tuvo un papel significativo en la emergencia del nuevo coronavirus, no ...

La Organización Mundial de Salud dijo el viernes que aunque un mercado de animales en la ciudad china de Wuhan casi seguramente tuvo un papel significativo en la emergencia del nuevo coronavirus, no recomienda que tales mercados sean cerrados globalmente.

En un encuentro con la prensa, el experto de seguridad de alimentos y enfermedades animales de la OMS Peter Ben Embarek dijo que los mercados de animales vivos son cruciales para proveer alimentación y sustento para millones de personas en todo el mundo y que las autoridades deben concentrarse en mejorarlos en lugar de eliminarlos ”aunque a veces pueden desatar epidemias en los humanos.

La seguridad de los alimentos en esos lugares es muy difícil y por lo tanto no es sorprendente que a veces tenemos esos eventos dentro de los mercados", dijo Ben Embarek.

Dijo que para reducir el riesgo de transmisión de animales a humanos en esos mercados a menudo atestados se puede mejorar la higiene y los estándares de seguridad de alimentos, incluso con la separación de animales vivos y personas. Añadió que no está claro aún si el mercado en Wuhan vinculado con las primeras decenas de casos de coronavirus fue la fuente del virus o solo tuvo un papel en su diseminación.

Ben Embarek dijo que China sigue investigando para tratar de determinar el origen animal preciso desde el que el COVID-19 pasó a los humanos, pero que estudios han mostrado que otros animales son susceptibles a la enfermedad, como gatos, tigres, hurones y perros. Identificar otras especies vulnerables ayudara a prevenir brotes futuros. No queremos crear una reserva en los animales que pudiera continuar creando infecciones en los humanos, dijo.

Ben Embarek dijo que tomaría bastante tiempo tratar de identificar la fuente original del nuevo coronavirus, porque se necesitan estudios extensos, incluyendo entrevistas detalladas con muchos de los infectados en las primeras etapas del brote para poder precisar sus interacciones con animales antes de enfermarse. Los científicos entonces tendrán que tomar muestras de animales para encontrar una correspondencia con el coronavirus que circula entre los humanos.