San Francisco: activistas quieren más cuidado a desamparados

No quedan turistas en la empinada y sinuosa Lombard Street en San Francisco. Los históricos hoteles y las elegantes tiendas están cerrados.

No quedan turistas en la empinada y sinuosa Lombard Street en San Francisco. Los históricos hoteles y las elegantes tiendas están cerrados.

Pero un elemento constante de la ciudad se ha vuelto más pronunciado en momentos en que el coronavirus mantiene a todos en sus casas. Los desamparados, que son especialmente vulnerables al virus, siguen durmiendo en las calles y tiendas de campaña amontonadas en el centro y otros barrios populares.

Sus apuros resaltan las disputas políticas que han dividido a los lideres de San Francisco durante años a la hora de lidiar con el desamparo y la vivienda, a menudo con el mismo resultado: estancamiento.

El área de la Bahía de San Francisco fue elogiada a nivel nacional por ser la primera en ordenar el encierro contra la pandemia, pero la alcaldesa London Breed enfrenta ahora críticas crecientes de activistas y otros funcionarios municipales de que no ha hecho lo suficiente para trasladar a los desamparados a hoteles o siquiera implementar las reglas de la ciudad contra acampar en barrios densamente poblados.

Los profesionales médicos dicen casi de forma unánime que usar los hoteles es la manera más segura para proteger a los que no tienen vivienda y la salud pública", dijo la supervisora Hillary Ronen, que representa el distrito de Mission. Estamos hastiados de excusas cambiantes".

Casi ocho semanas después de la orden de encierro, más de 1.000 desamparados han sido trasladados a habitaciones de hoteles en la ciudad, algo que la alcaldesa dice es un logro considerable pese "al increíble reto logístico".

Sin embargo, unas 1.700 habitaciones de hoteles siguen vacías, con Breed rechazando demandas de albergar a más de los 8.000 sin hogar en la ciudad. Las habitaciones son priorizadas para trabajadores esenciales en la línea del frente, desamparados que se recuperan del COVID-19 o aquellos que son ancianos o tienen padecimientos preexistentes. Mientras tanto, los albergues han dejado de aceptar a personas debido a los requerimientos de distanciamiento social y el mayor de ellos fue cerrado luego que 106 personas fueron infectadas con el virus.

Breed ha ignorado una orden legislativa de emergencia de los legisladores municipales de que adquiera suficientes habitaciones de hoteles para todos los desamparados. Dice que no es realista.