Orientación a inmigrantes
El consulado de México en Dallas coordinó el primer seminario informativo sobre las acciones ejecutivas del presidente Barack Obama en materia de migración. NOTIMEX / Francisco Trujillo

La esperanza de que durante la administración del presidente Barack Obama pueda aprobarse una reforma migratoria o implementarse un nuevo programa de alivio para los inmigrantes se apaga, indicó este sábado The New York Times (NYT).

Tal esperanza se ha marchitado desde entonces y probablemente morirá En un editorial, el diario destacó que luego de que hace un año Obama anunciara una acción ejecutiva que otorgaría permisos de trabajo para unos cuatro millones de inmigrantes la medida ha sido detenida en una corte federal y la posibilidad de que sea implementada es muy limitada.

"Tal esperanza se ha marchitado desde entonces y probablemente morirá. La acción ejecutiva está estancada en una corte federal, y cada día que pasa sus oportunidades de ser implementada antes de que Obama termine su mandato parecen más remotas", asentó el editorial.

La iniciativa ahora estancada en una corte fue promovida por Obama luego de que el Partido Republicano en la Cámara de Representantes hubiera bloqueado en 2013 el proyecto de reforma migratoria aprobada por el Senado.

Actualmente, la legalidad del programa propuesto por Obama es debatido en una corte de circuito en la ciudad de Nueva Orleans, luego de que una corte de Texas la pusiera en pausa tras una demanda interpuesta por funcionarios republicanos.

El diario apuntó que a diferencia de muchas otras decisiones en las cortes de circuitos, que son tomadas en unos pocos meses, este caso acumula más de 110 días sin haber sido resuelto y sin tener una fecha proyectada para su resolución.

"Para algunas personas, el retraso de la corte de circuito es evidencia de jueces partidistas empujando lentamente el programa de Obama a su muerte. O quizá no haya nada siniestros sobre el retraso. De cualquier manera, Obama se encuentra en un posición desalentadora", afirmó el rotativo.

El editorial resaltó que pese a que la solución de la crisis migratoria es bien conocida, la lucha por aprobar una reforma será ya del próximo presidente, a menos de que éste sea uno de los aspirantes republicanos contrarios a la migración.