Ministro: Brasil necesitará bloqueos para frenar al virus

El ministro de Salud de Brasil dijo el miércoles por primera vez que se necesitarán bloqueos para evitar la propagación del coronavirus en el país más poblado de América Latina, donde las muerte...

El ministro de Salud de Brasil dijo el miércoles por primera vez que se necesitarán bloqueos para evitar la propagación del coronavirus en el país más poblado de América Latina, donde las muertes alcanzaron un nuevo máximo de más de 600 durante dos días seguidos.

Nelson Teich dijo a los periodistas que los bloqueos serán importantes para partes del país con altas tasas de infección y hospitales atestados con la llegada de más pacientes. No mencionó ciudades o estados específicos.

Los comentarios de Teich contrastan con los realizados en los últimos dos meses por el presidente Jair Bolsonaro, quien calificó al virus de gripita y criticó los cierres de negocios ordenados por los gobernadores por ser más perjudiciales para la economía del país que el virus mismo.

Teich asumió el cargo el mes pasado, cuando los casos del virus comenzaron a surgir en Brasil. Prometió salvar vidas y la economía y dijo en ese momento que él y Bolsonaro estaban de acuerdo.

Brasil es el país más afectado en América Latina por el coronavirus. Los expertos temen que la situación empeore, especialmente en los barrios pobres llamados favelas donde viven más de 11 millones de personas en condiciones de hacinamiento.

Más temprano, México dijo que comenzaría a analizar escenarios para reactivar algunas ramas de la industria que están ligadas con Estados Unidos, dijo el lunes el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En los últimos días, su homólogo Donald Trump ha pedido con urgencia la reapertura económica en su país, mientras los mexicanos seguirán con limitaciones a los trabajos no esenciales al menos hasta el 31 de mayo debido a la pandemia.

El miércoles por la noche, México tenía más de 27.600 contagios confirmados con, al menos, 2.704 muertos, y sus autoridades sanitarias esperan que el pico llegue el viernes 8 de mayo en las zonas de mayor impacto, como la Ciudad de México.

En Bolivia, alcaldes de varias ciudades y pueblos se han quedado sin dinero para afrontar la pandemia y han reclamado ayuda urgente al gobierno.

Se acabó el dinero, ya no hay para pagar salarios de abril y no encontramos respuesta del Poder Ejecutivo, dijo Moisés Salces, presidente de la Asociación de Municipios de Santa Cruz, la región del oriente más golpeada por el coronavirus.

La víspera, el secretario de Salud de esa región, Oscar Urenda, dijo que los servicios sanitarios en esa ciudad están al borde de la saturación con más de un millar de contagios.

El ministro de Salud, Marcelo Navajas, admitió que la demanda es tan alta que se están pagando sobreprecios para adquirir equipos. Al mismo tiempo el gobierno afronta presiones para flexibilizar la cuarentena, que finaliza el 10 de mayo.

Por la noche, Navajas informó que la Cámara de Diputados aprobó el proyecto que aprueba que se incrementen de manera excepcional, por la emergencia los salarios del personal de salud, y que se contrate a más personal.

Además expresó que se prevé que en 10 días se dupliquen los contagios en el país.

Poco después, su despacho informó que se registraron 84 casos nuevos en Bolivia, con lo que la cifra se elevó a 1.795 y 91 decesos.

Medios locales reportaron que, en la región cocalera del Chapare, en el centro del país, varios cocaleros bloquearon una carretera para exigir que se pague en su región el paquete de bonos de ayuda que designó el gobierno y que se realicen lo antes posible las elecciones presidenciales. Los cocaleros de esta región tienen de líder al expresidente Evo Morales, que renunció tras una convulsión política social en octubre del año pasado.

En Argentina, donde hay 4.756 infectados y 264 fallecidos, los casos de coronavirus en barrios marginales de Buenos Aires ascienden a cerca de 300 tras la confirmación en las últimas horas de nuevos diagnósticos positivos, informaron las autoridades capitalinas.

Los gobiernos de la nación y la capital llevaron a cabo un operativo de testeos en el Barrio 31, el asentamiento marginal más antiguo de la ciudad, y en otro barrio marginal de la vecina localidad de Quilmes.

Por su parte, Naciones Unidas anunció esta semana que su Organización Internacional para las Migraciones (OIM) está trabajando para ofrecer 15.000 tests de coronavirus a Honduras. Las pruebas serían en parte para los migrantes que regresan al país desde Estados Unidos.

Stéphane Dujarric, portavoz del secretario general de la ONU, dijo que desde marzo Estados Unidos ha devuelto unos 100 migrantes al día al país centroamericano. Desde el inicio de la pandemia, la OIM ha donado a Honduras más de 1.550 kits de higiene y equipamiento para 770 refugios.

En Colombia, el presidente Iván Duque redujo la cuarentena obligatoria en varias regiones que no han sido afectadas por la enfermedad.

Para ello se está preparando un protocolo de seguridad sanitaria para unos 870 municipios que no han registrado casos de COVID-19 y no se va a permitir la llegada de gente que no sean de la misma región, para que estos municipios tengan al interior vida productiva y se restablezca la mayoría de sus actividades.

La vicepresidenta Marta Lucía Ramírez explicó que en seis de los 32 departamentos del país no ha habido casos y que con la reactivación de una parte de la economía se espera que la próxima semana unos 15 millones de colombianos vuelvan a la actividad.

En el país hay 8.959 infectados y 397 fallecidos.

En Chile, veinte de las 32 comunas de la capital, donde viven ocho de los 18 millones de habitantes, quedarán bajo cuarentena obligatoria a partir del viernes porque concentran la mayoría de los 23.048 contagiados, a los que se suman 281 fallecidos.

La mayoría de los alcaldes de Santiago, que pedían al unísono una cuarentena obligatoria, advierten los graves efectos del hacinamiento en las barriadas pobres que dificulta vivir encerrados y de la falta de ingresos para comer de los trabajadores informales

El Instituto Nacional de Estadísticas informó que entre enero y marzo los empleados informales alcanzaron un 28,9%, equivalente a unos 2,5 millones de personas, de una masa laboral de nueve millones. El estudio no toma en cuenta abril, mes en que los efectos de la pandemia azotaron con mayor fuerza al país, donde el desempleo subió de 7,5 a 8,2%.

Por la noche, el ministro de Comunicación de Venezuela, Jorge Rodríguez, informó que la cifra de contagiados se incrementó a 366. Dijo que cuatro nuevos casos se detectaron en el estado Bolívar y corresponden a viajeros que regresaron recientemente de Brasil.

Más tarde El Salvador informó que pondrá en vigencia una serie de medidas más severas para tratar de contener el avance del coronavirus en el país. Se restringirá la circulación de la mayoría de la población y sólo se podrá salir a comprar comida dos veces a la semana, en función del último número del Documento Único de Identidad (DUI).

El ministerio de Salud también ordenó el cierre de más empresas, pero seguirán funcionado los bancos, supermercados, farmacias, ventas de granos básicos, gasolineras, empresas de servicio de telefonía y funerarias, entre otros. Los restaurantes sólo podrán operar con servicio a domicilio.

El decreto ejecutivo autorizó el servicio privado de persona, pero no podrá circular el transporte público de pasajeros.

El Salvador reporta 633 casos confirmados, 15 fallecidos y 219 recuperados.

En Guatemala, cuatro menores deportados desde México luego de que intentaron llegar a Estados Unidos dieron positivo al nuevo coronavirus, confirmó el miércoles Anaeli Torres, directora de Protección Especial y Atención No Residencial de la Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia, el organismo responsable del albergue donde estaban los infectados.

Según Torres, los menores llegaron a Guatemala con un certificado de México que decía que eran asintomáticos para coronavirus y que podían viajar y ser trasladados a un albergue. Pero al llegar al país, por protocolo, se les realizó el hisopado que constató que eran positivos a la enfermedad.

A partir de que se identifican los casos, los adolescentes han sido trasladados a los servicios de salud correspondientes, dijo Torres, que pidió a los vecinos de los albergues que no se estigmatice a los menores infectados. Tienen derecho a retornar a su país y a una reunificación familiar digna.

El gobierno de Guatemala reportó que al menos 100 migrantes deportados desde Estados Unidos han dado positivo a la enfermedad.

Según el gobierno, en el país hay 777 positivos por coronavirus y 21 muertos.

En América Latina se han registrado más de 257.700 contagiados y más de 14.700 muertos, con Brasil a la cabeza de las infecciones y decesos.

El coronavirus ha infectado a más de 3,7 millones de personas y causado la muerte a más de 263.000 en todo el mundo, según el Centro de Ciencias e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins, que basa sus datos en los informes de los gobiernos y las autoridades de salud de cada país.