Colombia: reactivan economía en zonas sin casos de COVID-19

El presidente Iván Duque redujo la cuarentena obligatoria por la pandemia del coronavirus en varias regiones de Colombia que no han sido afectadas por la enfermedad.

El presidente Iván Duque redujo la cuarentena obligatoria por la pandemia del coronavirus en varias regiones de Colombia que no han sido afectadas por la enfermedad.

Duque extendió por dos semanas el aislamiento que vencía el 11 de mayo pero restableció la venta de vehículos y muebles y permitió la reapertura de papelerías, librerías y el servicio a domicilio de lavandería. Los niños de 6 a 17 años podrán salir de sus casas acompañados por un adulto tres veces a la semana durante media hora.

La educación primaria, secundaria y universitaria y el transporte aéreo nacional e internacional seguirán restringidos hasta nueva orden; así como los restaurantes, que sólo podrán vender comida a domicilio.

La vicepresidenta Marta Lucía Ramírez indicó que el plan es ir recuperando lentamente la vida productiva y evitar el empobrecimiento de los colombianos. Además, se está preparando un protocolo de seguridad sanitaria para unos 870 municipios que no han registrado casos de COVID-19 y no se va a permitir la llegada de gente que no sean de la misma región, para que estos municipios tengan al interior vida productiva y se restablezca la mayoría de sus actividades.

La población de Gutiérrez, ubicada al sur del país y con 4.000 habitantes, es una en las que no se han detectado casos positivos. Su alcalde, Juan Pablo Sánchez, señaló a The Associated Press que aquí no vamos a dejar entrar a ningún forastero porque nos puede contaminar, será bienvenido pero en otra oportunidad.

La vicepresidenta explicó que en seis de los 32 departamentos que conforman el país no ha habido casos de coronavirus y que con la reactivación de una parte de la economía se espera que la próxima semana unos 15 millones de colombianos vuelvan a la actividad.

Hasta ahora Colombia ha registrado 8.613 infectados y 378 fallecidos.

En Argentina, donde hay 4.756 infectados y 264 fallecidos, los casos de coronavirus en barrios marginales de Buenos Aires ascienden a cerca de 300 tras la confirmación en las últimas horas de nuevos diagnósticos positivos, informaron las autoridades capitalinas.

Los gobiernos de la nación y la capital llevaron a cabo un operativo de testeos en el Barrio 31, el asentamiento marginal más antiguo de la ciudad, y en otro barrio marginal de la vecina localidad de Quilmes.

El objetivo es poder implementar acciones intensificadas de detección precoz, prestarles cuidados y minimizar la transmisión a través del aislamiento y el seguimiento de los contactos de esos casos, dijo la secretaria argentina de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti.

Organizaciones sociales se congregarán durante la jornada para denunciar la falta de medidas de protección en el Barrio 31, que tiene más de 40.000 vecinos que viven en condiciones de hacinamiento y que en la actualidad sufren problemas con el suministro de agua. Otros grupos exigirán un incremento de las partidas de alimentos para los comedores comunitarios.

Por otro lado, un avión sanitario se estrelló la noche del martes poco antes de llegar al aeropuerto de la ciudad Esquel, unos 1.800 kilómetros al sur de Buenos Aires, causando la muerte de un médico y un enfermero y heridas graves a los pilotos. La aeronave se dirigía a buscar a una menor con problemas cardiacos para trasladarla a la capital argentina, donde debía recibir tratamiento.

En tanto, un avión de Aerolíneas Argentinas que había partido hacia Londres para repatriar a más de 200 ciudadanos argentinos que se encuentran varados a causa del cierre de las operaciones aéreas comerciales tuvo que regresar a Buenos Aires tras detectarse una falla técnica a la altura del norte de Brasil. La aeronave viajaba con unos 70 argentinos que regresaban a Gran Bretaña, donde residen. Aerolíneas tiene previsto efectuar el vuelo en las próximas horas.

La aerolínea de bandera realiza periódicas operaciones aéreas para traer de regreso a argentinos varados en el exterior y proveer de insumos sanitarios al país.

Por su parte, Naciones Unidas anunció esta semana que su Organización Internacional para las Migraciones (OIM) está trabajando para ofrecer 15.000 tests de coronavirus a Honduras. Las pruebas serían en parte para los migrantes que regresan al país desde Estados Unidos.

Stéphane Dujarric, portavoz del Secretario General de la ONU, dijo que desde marzo Estados Unidos ha devuelto unos 100 migrantes al día a Honduras. Desde el inicio de la pandemia la OIM ha donado a Honduras más de 1.550 kits de higiene y equipamiento para 770 refugios.

Dujarric también dijo que en la región norte de Brasil, donde hay muchos inmigrantes venezolanos, la OIM ha donado equipamiento al sistema de salud local. La agencia de refugiados de la ONU está ayudando además a refugiados y migrantes a solicitar la asistencia de ayuda en efectivo que ofrece el gobierno brasileño.

En América Latina se han registrado más de 233.000 contagiados y más de 13.000 muertos, con Brasil a la cabeza de las infecciones y decesos.

El coronavirus ha infectado a más de 3,6 millones de personas y causado la muerte a más de 258.000 en todo el mundo, según el Centro de Ciencias e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins, que basa sus datos en los informes de los gobiernos y las autoridades de salud de cada país.