La pandemia no da tregua: Problemas en India, Brasil y EEUU

A pesar de que países de todo el mundo seguían suavizando el miércoles las restricciones por el coronavirus y reactivando sus economías, un gran foco de infección ligado a un mercado en India y l...

A pesar de que países de todo el mundo seguían suavizando el miércoles las restricciones por el coronavirus y reactivando sus economías, un gran foco de infección ligado a un mercado en India y la primera cuarentena en una gran ciudad brasileña pusieron de manifiesto que la batalla contra la pandemia estaba lejos de estar ganada.

En Estados Unidos, su presidente, Donald Trump, hizo hincapié en su determinación de ver un rápido regreso a la normalidad con una visita a una fábrica de mascarillas en Arizona, que se espera que dé inicio a sus viajes por una nación luego de siete semanas de aislamiento impuesto por el virus. Las medidas para aliviar las órdenes de quedarse en casa se toman a pesar de que la tasa de contagios fuera de la zona metropolitana de Nueva York va en aumento.

En India, que levantó parcialmente su cuarentena el lunes, las autoridades sanitarias se apuraban para contener un brote de coronavirus en uno de los mayores mercados de productos perecederos de Asia. El mercado de la ciudad sureña de Chennai, que se extiende por más de 100 hectáreas (250 acres) y había permanecido abierto durante la cuarentena, está ligado a al menos 1.000 casos.

Otras 7.000 personas conectadas con el ahora cerrado mercado de Koyambedu fueron rastreadas y puestas en cuarentena, una enorme tarea dado de que la instalación es clave para el suministro de comida en Tamil Nadu y en los estados vecinos.

El foco del mercado contribuyó al mayor incremento de contagios en un solo día hasta la fecha, luego de que las autoridades indias reportaron 3.900 casos y 195 decesos el martes. El Ministerio de Salud atribuyó el dato a los reportes demorados de algunos gobiernos estatales, pero los expertos siguen preocupados por una posible catástrofe sanitaria en un país con 1.300 millones de habitantes y un sistema de atención médica saturado incluso en sus mejores tiempos.

La capital del estado brasileño de Maranhí£o quedó casi paralizado el martes, convirtiéndose en la primera gran ciudad del país en decretar una cuarentena con la esperanza de evitar que el coronavirus colapse el sistema de salud en una de las regiones más pobres del país.

Alrededor de 1,5 millones de personas en Sí£o Luís y en tres ciudades vecinas quedaron confinados en sus casas, salvo para un puñado de labores esenciales. La mayoría de los negocios cerraron, como las escuelas y el transporte público. Los parques están cerrados y los residentes no pueden salir a hacer ejercicio.

El decreto del gobernador estatal tiene una vigencia de 10 días en principio y se aplica a una quinta parte de la población de la región. La medida se tomó a pesar de la insistencia del presidente del país, Jair Bolsonaro, en que solo los mayores y las poblaciones de riesgo deberían quedarse en casa. El dirigente y sus seguidores han criticado repetidamente a los líderes locales que impusieron severas restricciones ante el incremento de contagios.

Además, la cifra oficial de fallecidos en Gran Bretaña pasó la barrera de los 29.000, superando la de Italia para colocarse a la cabeza en Europa y segunda del mundo, solo por detrás de Estados Unidos.

La cifra oficial de muertos en todo el mundo superó el cuarto de millón de personas, según el conteo de la Universidad Johns Hopkins, aunque se cree que la cifra real es mucho más alta.

___

Periodistas de The Associated Press en todo el mundo contribuyeron a este despacho.