Filipinas: Televisora sale del aire por orden del gobierno

La principal cadena televisiva en Filipinas salió el martes del aire por orden del gobierno, provocando sorpresa ante la pérdida de un importante medio noticioso durante la pandemia de coronavirus y...

La principal cadena televisiva en Filipinas salió el martes del aire por orden del gobierno, provocando sorpresa ante la pérdida de un importante medio noticioso durante la pandemia de coronavirus y acusaciones de suprimir a un detractor de la presidencia.

La Comisión Nacional de Telecomunicaciones ordenó el cese de operaciones de ABS-CBN Corp. después de que el lunes expiró la concesión que el Congreso le otorgó hace 25 años. La solicitud de la cadena para que le renovaran el permiso sigue pendiente en el Congreso, que es controlado por aliados del presidente Rodrigo Duterte, aunque las audiencias fueron aplazadas debido en parte a la suspensión de actividades por el coronavirus.

ABS-CBN, una de las cadenas más antiguas e influyentes del país, mantuvo sus transmisiones de radio y televisión durante buena parte del martes, antes de salir del aire.

Millones de filipinos perderán su fuente de noticias y entretenimiento... cuando el pueblo necesita de información crucial y oportuna en momentos que la nación enfrenta la pandemia de COVID-19, dijo la empresa en un comunicado.

El presidente de la compañía, Carlo Katigbak, hizo un llamado a la población para que hagan sentir, manifestar y escuchar su parecer sobre el cierre en beneficio de los más de 11.000 empleados y los millones de filipinos que, dijo, necesitan de los servicios de la red especialmente ahora, en el peor momento de enfermedad y hambre.

Grupos defensores del sector medios acusaron a Duterte y a su gobierno de amordazar a la prensa independiente como ABS-CBN que ha informado críticamente sobre temas como la lucha antidrogas del mandatario, en la que miles de presuntos delincuentes, en su mayoría pobres, han sido asesinados. Las autoridades negaron que el cierre fuera cuestión de libertad de prensa e insistieron que todos deben acatar la ley.

La orden de cerrar ABS-CBN desconecta efectivamente a una de las más confiables e independientes fuentes de noticias. Es un golpe devastador a la libertad de prensa, uno que evidentemente fue ordenado por el presidente Rodrigo Duterte para silenciar la información crítica a su gobierno, dijo Shawn Crispin, representante del Comité para la Protección de los Periodistas, con sede en Bangkok. Sí él puede cerrar un medio tan influyente y poderoso como ABS-CBN, ningún grupo independiente de prensa está seguro. El mensaje está claro.

__

El periodista de The Associated Press, Kiko Rosario, en Bangkok, contribuyó a este despacho.