Audiencia en EEUU sobre nominado a jefe de inteligencia

El nominado del presidente Donald Trump para ocupar el cargo de director nacional de inteligencia juró el martes en una audiencia de confirmación en el Senado que cumplirá su responsabilidad, libre...

El nominado del presidente Donald Trump para ocupar el cargo de director nacional de inteligencia juró el martes en una audiencia de confirmación en el Senado que cumplirá su responsabilidad, libre de prejuicios o influencias políticas y dijo creer que Rusia interfirió en las pasadas elecciones presidenciales y que pudiera tratar de hacerlo de nuevo.

Los comentarios del representante republicano John Ratcliffe fueron dirigidos a calmar preocupaciones de los demócratas de que alguien nominado por Trump pueda verse influido por presiones de un presidente que constantemente desestima las conclusiones de las agencias de inteligencia con las que está en desacuerdo.

Que quede bien claro: no importa lo que alguien quiera que refleje nuestra información de inteligencia: la información que yo voy a proveer, si soy confirmado, no se verá impactada ni alterada como resultado de presiones externas, dijo a la Comisión de Inteligencia del Senado.

Ratcliffe prometió además que, como director de inteligencia, se concentrará en investigar los orígenes de la pandemia de coronavirus, una tarea de interés clave para Trump y otros funcionarios de su gobierno, que han mencionado públicamente la idea de que el virus pudiera haber emergido de un laboratorio en China. Las agencias de inteligencia dicen que investigan el asunto.

El senador Mark Warner, el demócrata de mayor rango en la comisión, expresó su escepticismo. Tengo que decir que aunque estoy dispuesto a darle el beneficio de la duda en esta audiencia, no veo qué ha cambiado desde el verano pasado, cuando el presidente decidió no proceder con su nominación.

La audiencia de confirmación de Ratcliffe se produce nueve meses después de que Trump presentó y entonces retiró abruptamente la nominación del legislador. La decisión en agosto se produjo luego de críticas bipartidistas de que Ratcliffe, que fue uno de los defensores más ardientes del presidente durante la investigación de Rusia y el juicio político a Trump, no estaba calificado para supervisar las 17 agencias de espionaje del país.

Trump renominó inesperadamente a Ratcliffe en febrero y sus probabilidades de conseguir el puesto parecían mejores, aunque no garantizadas.

La audiencia fue la primera realizada en persona en medio de cambios de Trump a la comunidad de inteligencia y bajo drásticas medidas de distanciamiento social para frenar la pandemia del coronavirus. La sesión tuvo una asistencia escasa, con los miembros del panel alentados a participar en lo posible desde sus oficinas.

Coloca además una atención renovada en la comunidad de inteligencia, que ha advertido reiteradamente este año que Rusia está tratando de interferir en la contienda presidencial.

___

La periodista de The Associated Press Deb Riechmann contribuyó a este despacho.