México: residencia presidencial alojará a personal de salud

Parte de la antigua residencia presidencial mexicana de Los Pinos, que fue transformada en un espacio cultural por la administración de Andrés Manuel López Obrador, comenzó a funcionar el lunes co...

Parte de la antigua residencia presidencial mexicana de Los Pinos, que fue transformada en un espacio cultural por la administración de Andrés Manuel López Obrador, comenzó a funcionar el lunes como zona de alojamiento y descanso para el personal de la salud que trabaja en los hospitales que tratan casos de COVID-19 en la capital.

Zoe Robledo, director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), explicó que en un primer momento este espacio será ocupado por 58 personas pero que podría habilitarse hasta para un centenar.

Según una encuesta realizada por el IMSS entre sus trabajadores, el 86% del personal médico y de enfermería dijo estar interesado en un área de hospedaje y descanso para evitar los traslados, tener más seguridad -ya que muchos han sido objeto de acoso- y proteger a familiares de eventuales contagios, explicó Robledo.

En la Ciudad de México, el gobierno de la capital ya habilitó 154 hoteles con 2.560 habitaciones para estos profesionales por lo que la decisión del gobierno federal es fundamentalmente simbólica ya que Los Pinos ha sido un lugar tradicionalmente vinculado con los lujos de los mandatarios.

El suntuoso edificio de fines de los años 40 con escalinatas de mármol blanco y una enorme araña donde vivieron la mayoría de los presidentes mexicanos de los últimos 70 años, albergará a las doctoras o enfermeras, mientras que otros tres espacios se destinarán a los hombres.

Robledo indicó que, además de descansar, en este espacio se dará seguimiento a eventuales síntomas que pudieran aparecer en estos trabajadores, habrá un área de desinfección y el personal contará con apoyo emocional y espacios de esparcimiento.

Con más de 23.400 contagiados oficiales y al menos 2.154 muertos, México está comenzando la fase más dura de la epidemia sobre todo en lugares como la capital y sus alrededores, la ciudad fronteriza de Tijuana en Baja California y los estados de Sinaloa -en el noroeste- y Quintana Roo y Tabasco -en el sureste)- donde a partir del lunes comenzará a operar el plan de emergencia de las fuerzas armadas.

El ejército operará 13 hospitales y la marina nueve además de otras instalaciones sanitarias menores.

El gobierno colombiano inició el lunes una ofensiva sanitaria en una zona de la frontera con Brasil en la que puso a disposición un hospital y llevó médicos y elementos sanitarios y de bioseguridad.

La víspera el ministro de Salud, Fernando Ruiz, concurrió a la zona amazónica de Leticia, de 79.000 habitantes, donde se han registrado 138 casos de coronavirus y nueve fallecidos.

Estamos haciendo presencia para evaluar a las comunidades indígenas, especialmente, frente a esta contingencia del COVID-19. Entregaremos respiradores, elementos de protección personal. Estas comunidades no están solas, agregó Ruiz.

En una semana llegarán a Leticia 1,2 tonelada de elementos de higiene para dotar al hospital.

Por su parte, el comandante de la policía de carreteras, general Carlos Gutiérrez, expresó su preocupación por que miles de conductores no están respetando la cuarentena obligatoria que finalizaría el 11 de mayo. No son conscientes que si no se quedan en casa, están en peligro¦ el coronavirus es una amenaza mortal y ellos argumentan su salida con mentiras.

Este fin de semana fueron inmovilizados 6.543 vehículos y más de 19.000 conductores sancionados con 260 dólares de multa cada uno, señaló Gutiérrez.

Desde esta semana Bogotá seguirá reanudando actividades como la construcción y la industria manufacturera, ya que centenares de empresas han sido autorizadas luego de cumplir los protocolos de bioseguridad e higiene. No hay una cifra oficial de cuántas estarán laborando.

Pero la alcaldesa Claudia López advirtió que no hay manera de que en los próximos meses e inclusive el próximo año podamos salir todos al tiempo como se hacía antes, el riesgo que corremos es prácticamente mortal.

López propondrá a empresarios y comerciantes cuatro turnos de labores para que los trabajadores no se aglomeren.

Bogotá, con más de siete millones de habitantes, es la que tiene mayor cantidad de contagios: 2.958 sobre un total de 7.668 y con 116 fallecidos de 340 en todo el país.

Chile endureció las restricciones al comercio y al desplazamiento individual con nuevas cuarentenas obligatorias y anunció una mayor aplicación de multas en dinero y clausuras de negocios, luego que desde comienzos de mes los contagios diarios promedian 1.150 personas, alcanzando los 20.643 infectados y 270 fallecidos.

La alerta la dio el fin de semana una fiesta clandestina que reunió a unas 400 personas en un galpón de una barriada pobre, en medio del toque de queda nacional. El organizador del encuentro quedó con arresto domiciliario, pero la noche del domingo fue detenido por infringir el toque de queda. y se arriesga a una penalidad de entre 61 y 541 días de cárcel.

Miles de personas colmaron supermercados y la Vega Central, un gigantesco mercado de frutas y verduras en la barriada de Recoleta en la víspera que entre en cuarentena obligatoria. A sus alrededores han llegado centenares de comerciantes callejeros, especialmente migrantes, escapando de otras zonas cerradas en el centro norte de Santiago.

En América Latina se han registrado casi 228.000 contagiados y más de 12.700 muertos, con Brasil a la cabeza de las infecciones y decesos.

El coronavirus ha infectado a más de 3,5 millones de personas y causado la muerte a más de 248.000 en todo el mundo, según el Centro de Ciencias e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins, que basa sus datos en los informes de los gobiernos y las autoridades de salud de cada país.

En la mayoría de la gente este virus provoca síntomas leves o moderados que desaparecen en dos a tres semanas, pero en algunas personas, sobre todo los adultos mayores y quienes padecen trastornos de salud subyacentes, puede causar enfermedades más graves e incluso la muerte.