Economía chilena cae 3,5% en marzo

La economía chilena sufrió su mayor caída en 11 años al ubicarse en -3,5% en marzo y se espera que abril sea aún peor.

La economía chilena sufrió su mayor caída en 11 años al ubicarse en -3,5% en marzo y se espera que abril sea aún peor.

El autónomo Banco Central informó el lunes que los sectores más afectados por la contracción fueron los servicios y el comercio. Entre los servicios los más dañados fueron educación, transporte, restaurantes y hoteles.

Chile, considerada una de las naciones más ricas de la región, sufre el impacto del nuevo coronavirus que atacó primero a los turistas que volvían de Europa y Estados Unidos y luego se propagó entre los sectores más vulnerables que viven hacinados y donde centenares de miles se han quedado sin trabajo.

Diría que los números de abril, donde esto se intensificó mucho más, debieran ser peores que los de marzo, dijo el ministro de Hacienda, Ignacio Briones. Vamos a tener un segundo trimestre muy, muy malo, añadió.

La caída de marzo es comparable a las de 3,4% y 3,3% de octubre y noviembre del año pasado tras el estallido social contra la desigualdad que debilitó a la economía en los meses previos a la llegada del coronavirus.

Briones había estimado un crecimiento de 1,3% para este año pero la pandemia cambió las cosas y coincidió con el Banco Central en que la contracción será de un 2%. El Fondo Monetario Internacional proyectó una caída de 4,5%.

El desempleo, influido por múltiples medidas restrictivas que incluyen cuarentenas que se imponen y levantan según la incidencia de los contagiados, trepó del 7,5% al 8,2%, el equivalente a un millón de personas de una masa laboral de nueve millones. Las mediciones de abril llevarían la tasa sobre el 10%, coincidieron autoridades y especialistas.

En el centro de la capital chilena centenares de personas hacen largas filas para cobrar su seguro de cesantía luego de que muchas empresas se acogieran a una ley de protección del empleo por lo que sólo perciben un 70% de sus ingresos, porcentaje que se va reduciendo mensualmente.

En Chile el impacto de la pandemia revivió las ollas populares en las barriadas más pobres, especialmente entre miles de migrantes.