Aumento de virus en prisiones en India preocupa a expertos

La diseminación del coronavirus en las atestadas prisiones en India ha forzado a las autoridades a restringir estrictamente el movimiento interno en las cárceles y dejar en libertad bajo palabra a m...

La diseminación del coronavirus en las atestadas prisiones en India ha forzado a las autoridades a restringir estrictamente el movimiento interno en las cárceles y dejar en libertad bajo palabra a miles de detenidos que esperan juicio, mientras expertos de salud temen que las instalaciones están sirviendo de sitios ideales de cultivo que alentarán la propagación.

Aunque no existen aún cifras oficiales del número de reclusos infectados por coronavirus en el país, las instituciones penales en India están registrando lentamente más y más casos, lo que llevó a las autoridades a suspender temporalmente las visitas de familiares y amigos.

El jueves, las autoridades declararon medidas de seguridad extrema, en especial la restricción de todo movimiento, en la cárcel central de Nagpur, en Maharashtra, uno de los estados más afectados por la pandemia. La decisión se produjo luego de que 19 reclusos en la cárcel de Indore, en el estado de Madhya Pradesh, dieron positivo por el virus el martes. Alrededor de 250 que entraron en contacto con ellos fueron trasladados a una prisión temporal.

Es una situación aterradora. Si no se toman medidas pronto, las cosas pueden ponerse muy difíciles, dijo Madhurima Dhanuka, jefe del Programa de Reforma de Prisiones de la Iniciativa de Derechos Humanos del Commonwealth.

Considerando su población de 1.300 millones, India ha hecho un trabajo relativamente bueno para contener el virus, con 37.000 infecciones confirmadas y 1.223 muertes. El viernes, el gobierno extendió por otras dos semanas las medidas de confinamiento anunciadas en marzo, pero aflojó las restricciones en áreas de bajo riesgo y trata ahora de reabrir gradualmente algunas industrias, incluso agricultura y manufactura.

Sin embargo, los expertos de salud temen que las instalaciones atestadas, como las prisiones, resulten letales al amenazar las vidas de detenidos y guardias, aparte de la población.

El virus se ha diseminado rápidamente en prisiones atestadas en todo el mundo, lo que ha llevado a numerosas excarcelaciones. Los expertos de la ONU y la Organización Mundial de Salud han llamado a los gobiernos a reducir la población penal durante la pandemia.