Narco colombiano preso en EEUU pide libertad anticipada

Los fiscales federales de Estados Unidos se oponen a un recurso de libertad anticipada presentado por Fabio Ochoa, quien fue capo del cartel de Medellín, con el argumento de que su pedido no tiene en...

Los fiscales federales de Estados Unidos se oponen a un recurso de libertad anticipada presentado por Fabio Ochoa, quien fue capo del cartel de Medellín, con el argumento de que su pedido no tiene en debida cuenta la enorme cantidad de drogas que ayudó a introducir de contrabando en el país.

El abogado de Ochoa argumenta que las nuevas normas retroactivas para las sentencias deben reducir en unos cinco años su condena a 30, dado que sólo se le pudo atribuir directamente una cantidad relativamente pequeña de cocaína en su juicio en Miami en 2003.

Esa cantidad es de unos 150 kilos, pero según el fiscal federal Ricardo Del Toro, en el juicio se demostró la participación de Ochoa en el contrabando de al menos 19 toneladas de cocaína y que había sido miembro jerárquico del cartel antes dirigido por Pablo Escobar.

La incapacitación de criminales no arrepentidos como Ochoa es uno de los objetivos de la ley y las normas de sentencia, escribió del Toro. Desde su adolescencia y continuamente hasta entrados los 40, Ochoa se ha negado a apartarse de la conducta delictiva.

El juez federal K. Michael Moore había ordenado a los fiscales que respondieran al pedido de libertad anticipada de Ochoa el viernes a más tardar. No hubo indicios de inmediato de cuándo dará a conocer su fallo.

Ochoa, quien cumplirá 63 años el sábado, fue arrestado en Colombia en 1990 bajo una promesa del gobierno de que los capos no serían extraditados a Estados Unidos. En esa época estaba en la lista de los Doce más buscados por Estados Unidos entre los capos colombianos. Según las autoridades, dirigía el cartel en esa época junto con sus hermanos Jorge Luis y Juan David.

La revista económica Forbes estimaba el patrimonio de los hermanos Ochoa en miles de millones de dólares. Fabio Ochoa es retratado por un actor en la serie de Netflix Narcos, sobre el imperio de Escobar.

Ochoa fue arrestado nuevamente en Colombia y extraditado a Estados Unidos en 2001 como parte de un juicio por tráfico de drogas en Miami con más de 40 acusados. De todos ellos, sólo él fue a juicio, hallado culpable y condenado a 30 años. Los demás acusados colaboraron con el gobierno y recibieron sentencias mucho más leves.

Uno de los que cooperaron, Alejandro Bernal, fue muerto a tiros poco después de su regreso a Colombia en 2012. Del Toro dijo en su escrito que esto es revelador de lo peligroso que puede ser alguien como Ochoa.

Si bien no existen pruebas concretas que vinculen a Ochoa con el asesinato (aparte de su evidente motivo), el hecho ilustra la magnitud de lo que está en juego y pone de relieve el contraste entre la mendacidad de Ochoa y el sacrificio de los acusados que cooperaron, escribió el fiscal.

No merece compasión, añadió.

Según actas de la corte, Ochoa es casado y tiene tres hijos adultos en Colombia. Purgó una condena de ocho años en una cárcel colombiana después del arresto inicial vinculado con el cartel de Medellín. Después se dedicó a la cría de caballos hasta su extradición a Estados Unidos.