México estabiliza contagio COVID-19 pero pico aún por venir

México ha logrado estabilizar los contagios en las dos ciudades más grandes después de la capital pero el pico de la epidemia está a punto de llegar a los cinco lugares de más incidencia de COVID...

México ha logrado estabilizar los contagios en las dos ciudades más grandes después de la capital pero el pico de la epidemia está a punto de llegar a los cinco lugares de más incidencia de COVID-19, por lo que el presidente Andrés Manuel López Obrador pidió el viernes a la sociedad que mantenga el aislamiento social y acuda a aquellos hospitales que no estén saturados.

El subsecretario Hugo López-Gatell, portavoz para la pandemia, celebró que Guadalajara -capital del estado de Jalisco- y Monterrey -capital de Nuevo León- hayan conseguido niveles muy bajos de transmisión y señaló que el hecho de que haya una epidemia a varias velocidades permite una mejor gestión de los recursos, que ahora deben enfocarse en los cinco puntos prioritarios: Ciudad de México y su zona metropolitana, Cancún y Villahermosa -en el sudeste-, Tijuana -en la frontera con California- y Culiacán, la capital de Sinaloa en el Pacífico norte.

Los gobernadores de Jalisco y Nuevo León fueron los que pusieron en marcha las medidas de aislamiento social más duras y mostraron discrepancias con los discursos laxos y al principio contradictorios lanzados por el gobierno federal.

Por otra parte, López Obrador recordó que todos los mexicanos, tengan o no tengan seguro social, serán atendidos en los centros de salud. Todos los hospitales tienen la obligación de atender a toda la población, subrayó el presidente. Además, los privados también atenderán a la gente más pobre porque hay un acuerdo para que traten ciertas enfermedades.

La jefa de Gobierno de la capital, Claudia Sheinbaum, dijo que de los 61 hospitales de la Ciudad de México hay cinco exclusivos para tratar COVID-19 y la semana próxima habrá nueve. A su vez indicó que en el momento que así lo determine el presidente se pondrán en funcionamiento todos los preparados por las fuerzas armadas.

México contabilizaba el jueves por la noche más de 19.200 casos confirmados y al menos 1.859 muertes.

Por su parte, el presidente colombiano Iván Duque señaló la noche del jueves que la meta de su gobierno no es sólo quitarle velocidad al contagio sino también frenar el desempleo que ha generado la pandemia, que ha dejado hasta ahora 6.507 casos positivos y 293 fallecidos.

Por eso debe reactivarse la vida productiva de manera gradual y responsable... vamos a trabajar en equipo para que el país siga adelante y que el éxito de Colombia se traduzca en el éxito de todos los que generan empleo, recalcó Duque.

Colombia, con una población de más de 50 millones de habitantes, tiene unos 2,8 millones de desempleados.

El comandante de la policía de carreteras, general Carlos Gutiérrez, advirtió que los conductores particulares que no respeten la cuarentena obligatoria, especialmente este viernes festivo por el Día Mundial del Trabajo, serán multados con 180 dólares y se le inmovilizará el vehículo.

Esto es en serio, hay que preservar la vida y a quedarse en casa... por tal motivo hemos dispuesto de 1.000 controles de tránsito en todo el país, agregó Gutiérrez.

A su vez, la compañía aérea colombiana Avianca anunció que realizó un vuelo de carga a la ciudad de Shanghái, China, con el objetivo de trasladar 28 toneladas de insumos médicos.

Desde que se declaró la cuarentena obligatoria y el cierre de los aeropuertos se han efectuado 60 vuelos humanitarios movilizando unas 3.850 personas de diferentes nacionalidades a distintas ciudades de Europa y Latinoamérica.

La directora del Instituto Nacional de Salud, Martha Ospina, aseguró que Colombia ya superó la primera fase de la pandemia, en la que se realizaron unas 100.000 pruebas de COVID-19, y que entre mayo y julio el país estaría en capacidad de hacer 1,2 millón de tests.

En América Latina hay casi 200.000 contagiados y más de 10.600 muertos.

El coronavirus ha infectado a más de 3,2 millones de personas y causado la muerte a más de 233.000 en todo el mundo, según el Centro de Ciencias e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins, que basa sus datos en los informes de los gobiernos y las autoridades de salud de cada país.

En la mayoría de la gente este virus provoca síntomas leves o moderados que desaparecen en dos a tres semanas, pero en algunas personas, sobre todo los adultos mayores y quienes padecen trastornos de salud subyacentes, puede causar enfermedades más graves e incluso la muerte.