El huracán Olaf se fortaleció el lunes y convirtió en una tormenta poderosa sobre aguas del Océano Pacífico, pero lejos de tierra firme.

El Servicio Meteorológico Nacional señaló que ahora es de categoría 4.

El meteorólogo Bob Burke dijo que se trata de 15to evento climático grande en la cuenca central del Pacífico esta temporada; es la cifra más alta registrada.

Los vientos máximos sostenidos de la tormenta son de 215 kph (130 mph). Se prevé que se fortalezca más la noche del lunes, con posibles fluctuaciones de intensidad el martes.

El centro del huracán se ubica aproximadamente a 2,065 kilómetros al este-sureste de Hilo, Hawaii, y se mueve hacia el oeste a 19 kph.

Se pronostica que el martes gire en dirección oeste-noroeste, seguido por un giro hacia el noreste el miércoles.

Los meteorólogos indican que Olaf no representa actualmente una amenaza en tierra. No hay en efecto advertencia o alertas para las costas.