Alguien ha estado incendiando iglesias predominantemente para feligreses de raza negra en el área de St. Louis, e investigadores están tratando de determinar si el culpable está actuando por odio religioso o racial.

Los investigadores no tienen sospechosos y desconocen los motivos de los incendios premeditados. Pero la posibilidad de que se trate un crimen por odio —por razones religiosas o de raza— "es parte de la dinámica" de la investigación, dijo Garon Mosby, capitán de bomberos de St. Louis.

Los incendios han ocurrido en un área que aún se está recuperando de la muerte a balazos del adolescente Michael Brown el año pasado a manos del policía de Ferguson, Darren Wilson, y de la subsecuente decisión de un jurado de instrucción de no formular cargos contra éste. Brown era un joven negro de 18 años que estaba desarmado y Wilson un policía blanco.

Se trata de una persona enferma espiritualmente Pero líderes eclesiásticos dijeron el lunes que estaban enfocados en recuperarse, y no en conjeturar sobre culpables.

"Se trata de una persona enferma espiritualmente", dijo el pastor David Triggs, cuya Iglesia Bautista New Life Missionary en St. Louis fue incendiada el sábado. "Éste es un asunto de pecado, no un asunto de raza".

Los incendios iniciaron el 8 de octubre y todos han ocurrido a pocos kilómetros de distancia entre sí en el norte de la ciudad y condado de St. Louis. Seis iglesias han resultado dañadas; cinco de ellas son predominantemente de feligreses negros y una iglesia es racialmente mixta. En cada caso, las puertas principales fueron quemadas. El daño ha sido desde prácticamente nulo en una iglesia a casi la destrucción en otra.

John Ham, un vocero del Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de Estados Unidos, dijo que la agencia está investigando, junto con escuadrones de la ciudad y condado de St. Louis contra incendios premeditados. La agencia federal tiene jurisdicción sobre incendios en todo tipo de templos, señaló Ham.

El primer incendio se registró en la Bethel Nondenominational Church en Jennings, un poblado pequeño en el norte del condado St. Louis que comparte una frontera con Ferguson.

La New Northside Missionary Baptist Church, también en Jennings, fue atacada dos días después, seguida de cuatro iglesias en St. Louis: St. Augustine Catholic Church el miércoles, New Testament Church of Christ el jueves, New Life Missionary Baptist Church a las 4 a.m. del sábado y un incendio en la Ebenezer Lutheran Church que fue descubierto la mañana del domingo.