Puerto Rico cancela contratos en investigación federal

La gobernadora de Puerto Rico informó el jueves que ordenó la cancelación de todos los contratos otorgados a personas y empresas implicadas en una investigación local y federal de un intento de co...

La gobernadora de Puerto Rico informó el jueves que ordenó la cancelación de todos los contratos otorgados a personas y empresas implicadas en una investigación local y federal de un intento de compra de equipos de pruebas de COVID-19 por valor de 38 millones de dólares.

La gobernadora Wanda Vázquez hizo el anuncio al tiempo que una exfuncionaria del departamento de Salud rechazó una oferta de inmunidad al declarar ante una comisión legislativa que investiga el intento de comprar los equipos de prueba, los cuales se necesitan con urgencia para análisis masivos.

La decisión de Vázquez se produjo una semana después de que sostuvo una conferencia de prensa para defender la compra de las pruebas, que ya fue cancelada y de la que el gobierno recuperó su depósito de 19 millones de dólares.

Uno de los contratos cancelados fue el otorgado a Juan Maldonado de Jesús, exdirector de la Autoridad de Transporte Marítimo y abogado de Apex General Constructors, que había prometido entregar un millón de equipos de pruebas adquiridos a una empresa australiana.

Es inaceptable el que haya tratado de tomar ventaja de una situación de crisis de gobierno, dijo la gobernadora.

Maldonado no respondió de inmediato a los pedidos de declaraciones.

Vázquez reiteró que no estaba al tanto de la compra cuando se le preguntó cómo era posible que su oficina no estuviera enterada de un contrato de tal magnitud.

Yo no puedo ir al detalle de cada (contrato), respondió. Yo tengo que confiar en los jefes de agencia.

El diario local El Nuevo Día tuvo la primicia del contrato con Apex General Constructors.

Apex, una pequeña empresa puertorriqueña de construcciones, había dicho que obtendría los equipos de Promedical, una fabricante australiana.

Por su parte, Promedical dijo a The Associated Press en un comunicado que no había mantenido conversaciones ni firmado un contrato con Apex. Añadió que vende equipos de pruebas rápidas a distribuidores autorizados por menos de la mitad del precio mencionado por Apex.

Vázquez también anunció que un funcionario federal aún no identificado trabajará gratuitamente con el departamento de Salud para garantizar la transparencia en la respuesta del gobierno a la crisis del coronavirus.

No vamos a permitir actuaciones que siembren dudas, aseguró.

En tanto, una comisión de la Cámara de Representantes de la isla escuchó en una audiencia el testimonio de Adil Rosa, una exsecretaria del departamento de Salud. Aún no está claro quién aprobó el contrato por 38 millones de dólares que fue cancelado.

El secretario de Salud, Lorenzo González, ha dicho que el FBI y otras agencias federales investigan la compra cancelada.

Puerto Rico ha reportado por lo menos 56 muertes y más de 1.000 casos confirmados de coronavirus, en tanto se aguardan los resultados de otras 1.460 pruebas. El territorio estadounidense de 3,2 millones de habitantes tiene la tasa más baja de pruebas per cápita en comparación con cualquier estado de Estados Unidos mientras los científicos exigen análisis masivos para obtener un panorama preciso del número de infecciones de COVID-19 en la isla a mitad de un confinamiento de dos meses.