ímsterdam restringe alquiler de viviendas para turistas

En medio de un desplome sin precedentes del turismo causado por restricciones cuyo objetivo es contener la propagación del coronavirus, las autoridades de ímsterdam anunciaron el jueves que planea...

En medio de un desplome sin precedentes del turismo causado por restricciones cuyo objetivo es contener la propagación del coronavirus, las autoridades de ímsterdam anunciaron el jueves que planea prohibir que personas pongan en alquiler casas a visitantes en tres barrios históricos del centro.

La medida, que entrará en vigor el 1 de julio, es el intento más reciente de la capital holandesa para controlar que personas alquilen sus casas en plataformas como Airbnb, ante las quejas de residentes de que los turistas afectan su calidad de vida.

La decisión va de la mano con un sistema que iniciará el 1 de julio en ímsterdam que implicará que cualquiera que rente su casa en la ciudad deberá contar con un permiso. El Ayuntamiento no emitirá permisos para los tres barrios incluidos en la prohibición.

En un comunicado enviado por correo electrónico a The Associated Press, Airbnb señaló que 95% de su oferta en ímsterdam está fuera de las áreas incluidas en la prohibición y que la compañía ya estableció herramientas para combatir el ruido y otras molestias.

Seguimos ansiosos por trabajar con ímsterdam para apoyar soluciones a largo plazo respecto a compartir viviendas _en lugar de arreglos a corto plazo que confunden y afectan a los residentes y pequeños negocios en estos tiempos desafiantes, indicó Airbnb.

En años recientes, ímsterdam ha endurecido las normas para las personas que alquilan sus casas, incluido un límite máximo para los propietarios de 30 noches al año y máximo cuatro huéspedes por noche.

El distrito de canales pintorescos y calles adoquinadas de la ciudad es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. En años recientes, se había inundado de turistas, lo que generó un aumento en quejas de los residentes locales.

Sin embargo, las restricciones impuestas por el coronavirus han brindado a la ciudad un silencio inusual en semanas recientes y las calles que suelen estar atiborradas de turistas ahora lucen mayormente desiertas.

En la mayoría de la gente, el nuevo coronavirus provoca síntomas leves o moderados que desaparecen en dos a tres semanas. En algunas personas, sobre todos los adultos mayores y las que padecen trastornos de salud subyacentes, puede provocar enfermedades más graves, como la neumonía, e incluso la muerte.