China: Falta de consumidores frena reactivación económica

China, el primer país en ser golpeado por la pandemia de coronavirus, ha comenzado a reabrir cuidadosamente sus negocios, pero no es fácil cuando millones de trabajadores están recelosos de gastar ...

China, el primer país en ser golpeado por la pandemia de coronavirus, ha comenzado a reabrir cuidadosamente sus negocios, pero no es fácil cuando millones de trabajadores están recelosos de gastar mucho, o incluso de salir de nuevo a las calles.

Fábricas y tiendas en todo el país se vieron obligadas a cerrar a finales de enero cuando la enfermedad se expandió desde la región central de China. Millones de familias recibieron órdenes de permanecer confinadas en sus hogares como parte de controles sin precedentes que han sido emulados por Estados Unidos, Europa y la India.

El Partido Comunista dice que el brote, que ha cobrado la vida de 3.340 de sus 82.341 personas infectadas hasta el jueves, está bajo control. Pero el trauma ocasionado en la vida cotidiana y la economía del país posiblemente persista por mucho más tiempo.

El vendedor de camiones Zhang Hu enfrenta el dilema que está lastrando a la economía. El hombre de 27 años originario de la ciudad de Zhengzhou, en el centro del país, ya volvió a trabajar, pero debido a que actualmente hay muy pocas personas que buscan comprar un camión de 20 toneladas, sus ingresos se han reducido por la mitad. Al igual que millones de chinos, vive con un presupuesto por demás ajustado.

Tuve que posponer mis planes de cambiar de auto y prácticamente no gasto en comer fuera o en entretenimiento, declaró. No tengo idea de cuándo mejorará la situación.

Las fábricas reabrieron en marzo después de que el presidente Xi Jinping visitó Wuhan, la ciudad en el centro del brote, en una muestra de confianza de que el virus estaba bajo control. Pero los consumidores cuyo gasto impulsa el crecimiento económico chino se están aferrando a su dinero a pesar de los intentos de las autoridades por llevarlos de vuelta a los centros comerciales y a las concesionarias automotrices, debido a que aún tienen miedo de perder sus empleos o de contraer el virus.

Se prevé que datos a difundirse el viernes revelen que la economía se contrajo hasta un 9% en el periodo de enero a marzo, su peor desempeño desde finales de la década de 1970.

Eso representa un fuerte golpe a las automotrices y a otras compañías globales que esperaban que China, después de encabezar el cierre mundial, pudiera impulsar la recuperación de la peor crisis desde la Gran Depresión de la década de 1930.

Lo que no está completamente de regreso, ni completamente ausente, es la demanda, dijo Louis Kujis de Oxford Economics.

En Europa, los primeros pasos tentativos para atenuar las restricciones que han paralizado a la economía también han encontrado bastante resistencia, debido a que los consumidores se han mantenido lejos de las pocas tiendas que han reabierto y algunos empleados temen que las restauradas libertades signifiquen un riesgo para su salud. Las calles de Roma lucían prácticamente desiertas a pesar de las restricciones menos estrictas anunciadas esta semana que permitían la reapertura de algunos establecimientos.

___

La investigadora de AP Yu Bing contribuyó a este despacho.