Virus en Asia: Más casos en Tokio, menos sueldo en N.Zelanda

Los pacientes con coronavirus estaban siendo trasladado a más hospitales, e incluso a hoteles, en Tokio ante el repunte de los contagios en la capital de Japón, donde los expertos médicos advierten...

Los pacientes con coronavirus estaban siendo trasladado a más hospitales, e incluso a hoteles, en Tokio ante el repunte de los contagios en la capital de Japón, donde los expertos médicos advierten de que el sistema de salud está al borde del colapso.

En Tokio se concentran alrededor de una cuarta parte del total de casos confirmados en el país y muchos de los pacientes están hospitalizados. Las autoridades están bajo presión para crear más espacio para los enfermos, mientras trasladan a los asintomáticos o a quienes presentan síntomas leves a hoteles para dar cabida a otros más graves.

Por el momento, 105 pacientes con cuadros leves de COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus, han sido trasladados a hoteles, y Tokio espera tener disponibles hasta 3.500 habitaciones individuales para junio.

Además, se está pidiendo a hospitales que no suelen estar equipados para tratar enfermedades infecciosas que admitan a pacientes con el virus. Los expertos han advertido que el sistema de salud de la capital está al borde del colapso ante el incremento de enfermos y la escasez de equipos de protección para el personal sanitario.

El Ministerio de Salud nipón reportó 457 nuevos casos el miércoles. Incluyendo los registrados en un crucero en cuarentena a principios de año, el país ha tenido más de 8.800 casos y 231 fallecidos.

Japón es el país con la población más anciana del mundo, un motivo de preocupación ya que el coronavirus puede ser especialmente grave, e incluso letal, entre los mayores. También se teme que el gobierno haya tomado pocas medidas y muy tarde para evitar un gran número de pacientes muy graves.

El primer ministro, Shinzo Abe, amplió el estado de emergencia en todo el país el sábado, pero es voluntario y no incluye compensaciones para los trabajadores que hayan perdido sus ingresos. Las empresas niponas han sido además muy lentas en la adaptación al teletrabajo, lo que supone que la gente tiene que seguir utilizando el transporte público para acudir a sus puestos en enormes oficinas en la metrópolis.

Por otra parte, científicos chinos han iniciado la segunda fase del ensayo clínico para una vacuna contra el COVID-19 en Wuhan, una ciudad del centro del país donde comenzó la pandemia en diciembre. Según la Televisión Central de China, 273 de 500 voluntarios habían recibido la vacuna en estudio. La primera fase de un estudio de este tipo se centra en la seguridad, mientras que en la segunda se prueba la eficacia.

China confirmó 46 nuevos contagios el miércoles, 36 de ellos en gente llegada del extranjero. Ocho de los casos nacionales estaban en Heilongjiang, una provincia que limita con Rusia y donde las autoridades trabajan ya para frenar un nuevo brote entre quienes regresan al país.

En Nueva Zelanda, los altos cargos reducirán sus salarios en un 20% durante seis meses en reconocimiento de los sacrificios que tiene que hacer la comunidad por el coronavirus. La primera ministra, Jacinda Ardern, dijo que la medida se aplica a los ministros del gobierno, a directores de organizaciones gubernamentales y al líder de la oposición, Simon Bridges, quien se unió voluntariamente a la iniciativa. Los recortes no afectarán al personal que trabaja en la primera línea, como doctores y enfermeras.

Además, el Corea del Sur, los votantes, equipados con mascarillas, avanzaban lentamente entre las líneas marcadas con cinta en el piso de los centros electorales luego de que el gobierno rechazó los pedidos para demorar las elecciones parlamentarias, consideradas un referéndum de mitad de legislatura para el presidente, Moon Jae-in.