Washington demanda a Greyhound por operativos de inmigración

El estado de Washington demandó a la empresa Greyhound Lines por permitir que agentes de inmigración aborden sus autobuses en Spokane, en busca de personas que se encuentran sin permiso en Estados U...

El estado de Washington demandó a la empresa Greyhound Lines por permitir que agentes de inmigración aborden sus autobuses en Spokane, en busca de personas que se encuentran sin permiso en Estados Unidos.

El procurador Bob Ferguson interpuso la demanda el lunes en la Corte Superior del condado Spokane con el propósito de impedir que la empresa permita a agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP por sus siglas en inglés) subir a los autobuses y efectuar operaciones de inmigración.

La demanda en Washington sostiene que las prácticas de Greyhound violan las leyes estatales de protección del consumidor y contra la discriminación.

Greyhound insinúa de manera falsa en su sitio web que no tiene más opción que permitirlo, dijo Ferguson.

Greyhound debe reformar sus prácticas y advertir a los pasajeros que corren el riesgo de ser interrogados sin causa por los agentes de inmigración, dijo Ferguson el martes. Los clientes de Greyhound han padecido durante mucho tiempo debido a la indiferencia de la empresa.

En la demanda se pide a la corte emita una orden que prohíba las revisiones y sancione a la empresa por sus acciones.

Por su parte, Greyhound dijo el martes que había informado al gobierno federal que la compañía no consiente las revisiones en sus autobuses. Señalo que la terminal de autobuses de Spokane es operada por la ciudad, y Greyhound no tiene control alguno del lugar.

Greyhound también culpó a la pandemia del coronavirus por la demora en adoptar algunas medidas correctivas. Dijo que había informado al estado en una carta sobre las acciones que había adoptado a principios de marzo, pero que no recibió respuesta.

Greyhound está decepcionada de que el estado de Washington utilice recursos públicos para demandarla en medio de la pandemia, aunque Greyhound puso en marcha voluntariamente medidas que le habían solicitado y lo comunicó al estado, dijo la compañía.

Los camiones de Greyhound que parten de Spokane, a menos de 160 kilómetros de la frontera con Canadá, van de este a oeste sin cruzar la frontera canadiense.

Ferguson señaló que las redadas se concentran en pasajeros de tez no blanca que, al margen de su condición migratoria, son interrogados detenidamente y a menudo se les solicita descender del autobús.

Por ejemplo, a principios de 2019, Mohanad Elshieky, un residente de Portland, fue detenido e interrogado por agentes de la CBP que lo bajaron del autobús y lo acusaron de estar sin permiso en el país aun cuando se encontraba legalmente.

Elshieky, un comediante que huyó de la guerra civil de Libia, recibió asilo de Estados Unidos y está en proceso de solicitar la residencia permanente. Sus abogados demandaron al gobierno por arrestarlo ilegalmente.

La oficina de Ferguson comenzó a exhortar a Greyhound que cambiara sus prácticas desde hace un año. Pero la compañía no avisó de manera adecuada a sus clientes sobre la posibilidad de que se efectuaran operaciones de control de inmigración en sus autobuses, señaló Ferguson.

En la demanda también se afirma que Greyhound fue renuente a poner en marcha una política general de negar a los agentes de la CBP permiso para subir a los autobuses sin orden judicial o sin mostrar una sospecha razonable. También se rehusó capacitar a sus conductores y agentes sobre el asunto, señaló Ferguson.

Los arrestos en la estación de autobuses en Spokane subieron de 35 en 2017 a 84 el año pasado, según información del Centro para Derechos Humanos de la Universidad de Washington.