Francia pide Amazon suspender ventas no esenciales

Un tribunal francés ordenó a Amazon que deje de vender, almacenar o entregar productos no esenciales durante el próximo mes para proteger a sus empleados del virus que causa el COVID-19.

Un tribunal francés ordenó a Amazon que deje de vender, almacenar o entregar productos no esenciales durante el próximo mes para proteger a sus empleados del virus que causa el COVID-19.

El fallo de emergencia emitido del martes requiere que Amazon evalúe los riesgos para la salud en sus instalaciones en todo el país y negocie nuevas medidas de seguridad con los representantes de los trabajadores, según los abogados de los sindicatos que iniciaron los procedimientos legales.

El tribunal no alcanzó a detener todas las actividades de Amazon, como buscaban los sindicatos.

El minorista en línea deberá suspender su comercio no esencial dentro de las 24 horas del fallo del martes o enfrentar multas de 1 millón de euros (1,1 millones de dólares) por día, dijo la abogada Judith Krivine. La venta de alimentos, medicinas y suministros de higiene sigue permitida.

Amazon no hizo comentarios de inmediato. El director de la empresa en Francia, Frederic Duval, dijo la semana pasada que la compañía estaba haciendo todo lo posible para establecer medidas de seguridad.

Los sindicatos elogiaron el fallo. "Se tuvo en cuenta la salud de los trabajadores", dijo Tatiana Campagne, del sindicato SUD, que presentó la demanda junto con el grupo ambientalista Amis de la Terre.

Amazon domina las ventas en línea en Francia y ha visto una explosión en la demanda en todo el mundo desde que se impusieron medidas de confinamiento por la pandemia. La orden de confinamiento de Francia comenzó hace un mes y está previsto que dure al menos hasta el 11 de mayo.

En Nueva York, Amazon despidió el mes pasado a un trabajador que organizó una huelga para exigir una mayor protección contra el virus, alegando que el propio empleado no cumplió con las reglas de distanciamiento social y puso a otros en riesgo.

La compañía con oficinas centrales en Seattle dijo que ha tomado acciones enérgicas para proteger a sus empleados del virus, entre ellas medidas de limpieza y de distanciamiento entre sus trabajadores.

Varias huelgas y protestas han llamado la atención sobre el miedo y el descontento entre los trabajadores de bajos salarios en la primera línea de la pandemia, particularmente los que empacan y entregan comestibles y otros artículos esenciales.