Residencias británicas sufren cientos de muertes por virus

La cifra diaria de fallecidos por coronavirus que publica el gobierno británico deja fuera a cientos de muertos, según cifras oficiales conocidas el martes. La diferencia incluye a una oleada de mue...

La cifra diaria de fallecidos por coronavirus que publica el gobierno británico deja fuera a cientos de muertos, según cifras oficiales conocidas el martes. La diferencia incluye a una oleada de muertes en residencias de ancianos, que según los empleados de estos centros está siendo ignorada.

Hasta el 3 de abril hubo 5.979 muertes en Inglaterra asociadas al COVID-19, la enfermedad que produce el virus, según indicó la Oficina Nacional de Estadística. Es un 15% más que las 5.186 muertes anunciadas por el Servicio Nacional de Salud en ese mismo periodo.

El gobierno había reportado el lunes 11.329 muertes de enfermos de coronavirus en el total de Reino Unido.

Esa cifra total, que se actualiza a diario, solo incluye a los fallecidos en hospitales. El número más alto, que publica una vez por semana la oficina de estadística, suma todos los decesos en cualquier lugar, incluidas residencias de ancianos y casos donde se sospecha que se trataba del nuevo coronavirus pero no se hizo la prueba.

Hasta el 3 de abril, algo menos del 10% de las muertes relacionadas con el COVID-19 ocurrieron fuera de los hospitales, indicó la oficina de estadística

Los gestores y empleados de residencias dicen que esa cifra subestima el alcance real de la pandemia en los centros que alojan a algunas de las personas más ancianas y vulnerables del país.

El jefe de una de las mayores compañías de residencias británicas dijo el martes que el número de casos y muertes por coronavirus entre los residentes ancianos era mucho mayor al reportado por las autoridades.

El gobierno dice que solo se han reportado brotes de COVID-19 en una de cada ocho residencias británicas.

Pero David Behan, presidente del grupo HC-One, dijo que se habían registrado casos del nuevo virus en 232 de los centros de la compañía, dos tercios del total. Behan dijo que 311 de sus internos y un empleado habían muerto por casos confirmados o sospechosos de COVID-19.

Las muertes por COVID-19 suponen como (...) algo menos de un tercio de las muertes que hemos tenido en las últimas tres semanas, dijo a la BBC.

Residencias de todo el país dicen estar teniendo problemas para conseguir material de protección adecuado para sus trabajadores, y sufren falta de personal porque muchos empleados enferman o tienen que ponerse en cuarentena.

Ros Altmann, ex ministra del gobierno y que hace campaña en defensa de las personas mayores, dijo que los ancianos frágiles estaban siendo ignorados en la pandemia.

No debemos olvidar que la marca de la sociedad civilizada debe reflejar cómo trata a sus ciudadanos más ancianos y vulnerables, dijo. No debemos olvidar a los más ancianos en nuestra población -la edad media de las personas en nuestras residencias es de 85 años-, sus vidas también son valiosas y necesitan el tratamiento y el equipamiento y la atención que esperaríamos para cualquier otra persona en nuestra sociedad.