Cuarentena en Sudáfrica rinde frutos, pero aumenta violencia

La estricta cuarentena de cinco semanas en Sudáfrica, a la que se le atribuye la ralentización de infecciones de coronavirus y la reducción del crimen en general, también ha sido plagada por la vi...

La estricta cuarentena de cinco semanas en Sudáfrica, a la que se le atribuye la ralentización de infecciones de coronavirus y la reducción del crimen en general, también ha sido plagada por la violencia.

La orden de permanecer en casa para los 57 millones habitantes del país no permite salir ni pasear perros, con la excepción de ir al supermercado, farmacia y médicos. No se permite la venta de alcohol ni cigarrillos durante la cuarentena, que durará hasta el final de abril.

Sudáfrica tiene la mayor cantidad de casos en el continente, con más de 2.100 infecciones y 25 muertes. De los 54 países de ífrica, 52 han reportado el virus, con poco más de 14.500 casos y 788 muertes, según cifras publicadas el lunes por los Centros para el Control de Enfermedades de ífrica.

Las restricciones de Sudáfrica han sido exitosas para reducir el aumento diario promedio de casos de COVID-19 de 42% a aproximadamente 4% desde que comenzó la cuarentena el 27 de marzo, dijo la semana pasada el presidente Cyril Ramaphosa cuando extendió las medidas hasta el final de abril.

Uno de los países más desiguales del mundo, Sudáfrica cerró prácticamente toda actividad comercial, una medida que ha afectado principalmente a los pobres más vulnerables.

En Johannesburgo, se distribuyeron el lunes alimentos a las personas sin hogar que sobreviven escarbando en la basura y llevan vidrio, plástico y otros materiales a centros de reciclaje.

Estoy muy satisfecha con los lotes de alimentos que hemos recibido, dijo Esther Soto, una hurgadora de basura. Tenemos hambre por la cuarentena y no podemos arreglárnoslas para nuestros hijos.

Aunque han sido muy elogiadas por su efectividad, las restricciones de Sudáfrica también han estado plagadas de acusaciones de por lo menos una muerte por la brutalidad policial, el saqueo de licorerías y un aumento de reportes de violencia de género.

Es perturbarte que, durante un momento tan inmensamente difícil para nuestro país, las mujeres y niñas están aterrorizadas al interior de sus casas, obligándolas a hacer llamadas desesperadas de ayuda, escribió el lunes Ramaphosa.

Más de 148 personas han sido arrestadas por 2.300 reportes de violencia de género desde que inició la cuarentena, dijo el presidente en su carta semanal a la nación.