Cuarentena afecta servicios en clínicas reproductivas

Los confinamientos ordenados para frenar la propagación del coronavirus han dejado a millones de mujeres en ífrica, Asia y otros lugares sin anticonceptivos y otras necesidades de salud sexual y r...

Los confinamientos ordenados para frenar la propagación del coronavirus han dejado a millones de mujeres en ífrica, Asia y otros lugares sin anticonceptivos y otras necesidades de salud sexual y reproductiva. Encerradas en sus hogares con sus esposos y otras personas, enfrentan embarazos no deseados y poca idea de cuándo podrán salir.

En estos tiempos inciertos, las mujeres tienen que cerrar el útero, dijo a The Associated Press, Abebe Shibru, directora de Marie Stopes International en Zimbabue. Pero no hay forma en una zona rural.

Dieciocho países de ífrica han impuesto cuarentenas nacionales, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de ífrica. Todos menos los trabajadores esenciales o aquellos que salgan por comida o atención médica deberán quedarse en casa durante semanas.

Incluso donde los servicios de planificación familiar siguen disponibles, los proveedores dicen que muchas mujeres temen salir y ser golpeadas por las fuerzas de seguridad y acusadas de desafiar las restricciones. Mientras tanto, los servicios de divulgación, la clave para llegar a las mujeres en zonas rurales, se han detenido en gran medida para evitar atraer multitudes y el riesgo de que los trabajadores propaguen el virus de una comunidad a otra.

La Federación Internacional de Planificación de la Familia (IPPF), informó el jueves que una de cada cinco clínicas registradas con ellos en todo el mundo han cerrado debido a la pandemia y las restricciones consiguientes. Más de 5.000 clínicas móviles en 64 países han cerrado. La mayoría se encuentra en el sur de Asia y ífrica, pero América Latina y Europa también han visto cientos de cierres.

Desde Pakistán hasta Alemania y Colombia, los miembros de la IPPF han tenido que reducir las pruebas de detección de VIH y el trabajo de respuesta a la violencia de género, además de enfrentar escasez de anticonceptivos.

Las mujeres tienen necesidades que no pueden esperar, dijo el director general de la IPPF, ílvaro Bermejo, en un comunicado, pidiendo ayuda de los gobiernos nacionales para proporcionar equipos de protección personal para permitir la atención íntima.

En Europa, 100 grupos no gubernamentales pidieron el miércoles a los gobiernos que garanticen los servicios de salud reproductiva durante la pandemia de COVID-19, diciendo que muchas instalaciones han sido reducidas drásticamente o han cerrado.

Incluso en tiempos normales, la mujer promedio que busca anticoncepción debe obtener el consentimiento de su esposo, dijo Shibru.

En la mayoría de las personas, el coronavirus causa síntomas de leves a moderados, como fiebre y tos. Pero para algunos, especialmente los adultos mayores y personas con defensas bajas, puede causar neumonía e incluso la muerte.