Estudiantes alemanes hallan refugio con familia neozelandesa

Cuatro estudiantes alemanes que fueron invitados a quedarse con una familia de Nueva Zelanda durante la cuarentena dicen que se han divertido mucho compartiendo alimentos, jugando futbol e intentando ...

Cuatro estudiantes alemanes que fueron invitados a quedarse con una familia de Nueva Zelanda durante la cuarentena dicen que se han divertido mucho compartiendo alimentos, jugando futbol e intentando aprender a tocar guitarra.

La familia anfitriona dijo que las inesperadas visitas han sido igual de enriquecedoras para sus tres hijos, con los que pasan las noches asando bombones o jugando cartas.

Los estudiantes tenían la intención de viajar por el país cuando Nueva Zelanda impuso la cuarentena hace casi dos semanas en un intento por limitar la propagación del coronavirus.

Están entre los 12.000 alemanes que se registraron para un programa de repatriación en vuelos alquilados por el gobierno alemán. Los estudiantes esperan noticias diario sobre cuándo se irán después de que comenzaron los vuelos la semana pasada.

El clima es muy agradable aquí y la gente también es muy amigable, dijo Thomas Metzler. Y estamos en una gran propiedad, así que podemos hacer cosas. No sólo estamos encerrados en un pequeño cuarto.

La casa rural está ubicada cerca de Cambridge, en la isla North.

Metzler y Feliz Gard, ambos de 23 años, están en su último año de veterinaria y pasaron un mes trabajando con caballos cerca de Cambridge bajo el tutelaje de la veterinaria neozelandesa Kate Dingemans. Al par se le unieron sus novias, Laura Spottke, de 22 años, y Julia Betz, de 23, con la intención de viajar durante un mes.

Pero justo cuando comenzaron el viaje, la situación del virus se deterioró. Metzler dijo que quería irse, pero los únicos vuelos que encontraron estaban prohibitivamente caros.

Nueva Zelanda tiene 1.160 casos registrados de coronavirus y una muerte. Aproximadamente 40% de los casos han sido vinculados a personas que viajaron al extranjero y regresaron a casa y, hasta el momento, el país ha evitado un brote local extendido.