Austria y RCheca levantarán algunas medidas de cuarentena

Austria y República Checa a anunciaron el lunes que levantarán algunas restricciones impuestas para lidiar con la propagación del coronavirus, vaticinando un incipiente regreso de la normalidad ant...

Austria y República Checa a anunciaron el lunes que levantarán algunas restricciones impuestas para lidiar con la propagación del coronavirus, vaticinando un incipiente regreso de la normalidad antes de los demás países europeos.

El gobierno austríaco declaró que permitirá la reapertura de algunos comercios en poco más de una semana, aunque el canciller Sebastian Kurz advirtió que las autoridades pisarán el freno de emergencia si la tasa de infecciones vuelve a subir.

Kurz expresó que los próximos días serán decisivos en cuanto a si la resurrección después de la Semana Santa que todos deseamos podrá tener lugar. Anunció además que el gobierno prorrogará las restricciones al traslado público, impuestas tres semanas atrás, hasta fines de abril.

Hablando en Viena, Kurz indicó que el plan es reabrir los pequeños comercios de menos de 400 metros cuadrados (4.305 pies cuadrados) el 14 de abril, junto con negocios artesanales y de jardinería. La cantidad de personas dentro de cada establecimiento tendrá que ser limitada y todas deberán tener máscaras, tal como ya hacen en los supermercados. Aparte de eso, será obligatorio llevar la máscara en el transporte público.

Las autoridades esperan poder permitir la reapertura de las demás tiendas minoristas el 1 de mayo, incluyendo los centros comerciales y las peluquerías. No tienen pensado permitir la reapertura de hoteles y restaurantes hasta por lo menos mediados de mayo, y esa decisión se tomará a fines de abril.

Tras la reapertura de los negocios la semana entrante vigilaremos atentamente la situación, señaló Kurz.

Si las cifras (de infecciones) continúan avanzando en la dirección correcta, el próximo paso se dará el 1 de mayo. Si las medidas no funcionan, aplicaremos el freno de emergencia, añadió.

Gran parte de Europa básicamente quedó paralizada tras la detección de núcleos de COVID-19 en Italia en febrero, y luego en otras partes del continente. La mayoría de los gobiernos se está ateniendo por ahora a hablar sobre la pandemia y las medidas para contenerla, no de estrategias de salida.

En la República Checa, el director de la comisión de manejos de crisis del gobierno, el ministro del Interior Jan Hamacek, anunció que ha propuesto levantar la protección de salida del país para después del 14 de abril. Agregó que los controles fronterizos seguirán en pie y que la gente podrá viajar pero sólo bajo ciertas normas, que no detalló.

Por ahora, los ciudadanos checos tienen prohibido salir del país y los extranjeros tienen prohibido entrar.

El ministro de salud de la República Checa Adam Vojtech anunció además que el gobierno considera una propuesta de permitir la reapertura de negocios pequeños, dependiendo del desarrollo de la enfermedad. El gabinete decidirá sobre esos temas a fines de semana.

Según datos de la Universidad Johns Hopkins, hasta el lunes había casi 1,3 millones de personas infectadas en todo el mundo y casi 71.000 muertos. Austria tenía unos 12.000 contagiados y 220 decesos, mientras que República Checa tenía 4.591 casos y 72 fallecimientos.

___

Karel Janicek contribuyó con esta nota desde Praga.