Sector salud en Brasil advierte de escasez de equipo médico

Las autoridades de salud brasileñas que luchan contra el brote del nuevo coronavirus hicieron una dura advertencia sobre la falta de camas en hospitales, mascarillas, dispositivos para hacer pruebas ...

Las autoridades de salud brasileñas que luchan contra el brote del nuevo coronavirus hicieron una dura advertencia sobre la falta de camas en hospitales, mascarillas, dispositivos para hacer pruebas y personal capacitado en el país más grande de Latinoamérica.

Un informe del Ministerio de Salud publicado el viernes indicó que Brasil actualmente puede realizar 6.700 pruebas de COVID-19 al día, pero que necesitará procesar entre 30.000 y 50.000 diarias durante el punto máximo del brote, que se prevé para junio.

Esta última valoración del sistema de atención médica pública genera serias dudas sobre su capacidad para hacer frente al brote en un país de casi 210 millones de habitantes. También pide que se mantengan las medidas de cuarentena en los estados más afectados, un claro desafío a la estrategia más relajada del presidente Jair Bolsonaro ante el virus.

Bolsonaro ha comparado el nuevo coronavirus con una pequeña influenza y atacado públicamente a gobernadores que implementan medidas de cuarentena, como en Sao Paulo y Río de Janeiro, dos de los estados con mayores concentraciones de casos en el país.

Para la tarde del sábado, el Ministerio de Salud había reportado 431 muertes y 10.278 casos confirmados, pero el brote todavía está en una fase temprana, indicó el reporte, y los hospitales del país no están listos para lidiar con su momento cumbre.

Los funcionarios destacaron una falta en personal de la salud capacitado para manejar el equipo mecánico de respiración, hacerse cargo de fisioterapias respiratorias y atención de enfermería avanzado a pacientes gravemente enfermos, mientras que las unidades de cuidados intensivos y las camas de hospitalización general no están estructuradas adecuadamente o en cantidades suficientes.

La valoración, elaborada en conformidad con directivos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), señala que los problemas logísticos han evitado que hospitales adquieran suficiente equipo protector personal, lo que pone a los trabajadores en un grupo de riesgo importante.

Las autoridades buscan acuerdos entre los sectores público y privado para resolver el déficit en la capacidad para realizar pruebas, pero tales pactos no rendirían frutos al menos por otras dos semanas.

En la mayoría de la gente el nuevo coronavirus provoca síntomas leves o moderados como fiebre y tos, pero en algunas personas, sobre todo los adultos mayores y quienes padecen trastornos de salud subyacentes, puede causar enfermedades más graves e incluso la muerte.

Bolsonaro se aísla más políticamente cada vez al afirmar que los trabajos y la economía deben prevalecer y que Brasil no puede parar.

En el reporte del viernes, el Ministerio de Salud exhortó a todos los estados a mantener las medidas de autoaislamiento.

Las estrategias de distanciamiento social adoptadas por estados y municipios contribuyen a evitar el colapso de los sistemas de salud local, sostuvo el reporte, mencionando los esfuerzos para combatir el virus en Italia, España, China y la ciudad de Nueva York.