Perú: nadie sale en domingo por COVID-19

El nuevo coronavirus llevó a Perú a tomar una medida inédita en América Latina: nadie saldrá de casa los próximos dos domingos. En el país andino hay 1.414 infectados y 47 muertos.

El nuevo coronavirus llevó a Perú a tomar una medida inédita en América Latina: nadie saldrá de casa los próximos dos domingos. En el país andino hay 1.414 infectados y 47 muertos.

El resto de los días de la semana, estrictas medidas de cuarentena seguirán limitando la movilización de 32 millones de peruanos. Los hombres podrán salir lunes, miércoles y viernes, mientras las mujeres martes, jueves y sábado entre las cinco de la mañana y las seis de la tarde. En cinco regiones con elevado número de desobedientes, sólo hasta las cuatro de la tarde.

El presidente Martín Vizcarra precisó el jueves que las restricciones se cumplirán hasta el 12 de abril.

Es necesario para darle el segundo martillazo a la posible curva de alza de infectados, dijo Vizcarra en conferencia de prensa.

Están exentos los trabajadores de ambos sexos en actividades esenciales, como empleados de bancos, farmacias y mercados de alimentos.

Al mediodía, desde México, el gobierno informó que sigue repatriando a sus ciudadanos. La fuerza aérea evacuó de Argentina a 280 mexicanos en dos vuelos humanitarios y mostró preocupación por los mexicanos que viven en Estados Unidos, a quienes ha pedido que no regresen al país y se queden en sus casas por miedo a una mayor transmisión del coronavirus.

El gobierno mexicano suele animar a sus ciudadanos a regresar, en parte, porque eso conlleva la entrada de dinero y un apoyo a la economía, pero ahora urge a quedarse en casa a través de las redes sociales de la cancillería.

México ha sido uno de los países en tomar con más calma la imposición de medidas restrictivas para enfrentar el nuevo coronavirus. En el país hay 1.378 casos y 37 muertes.

Horas después, la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, anunció la suspensión de clases y decretó 18 días de vacaciones de Semana Santa para el Estado y la empresa privada, tras insistentes llamados de expertos que han alertado sobre una inminente propagación del coronavirus y la falta de medidas preventivas del gobierno.

Nicaragua -donde según el Ministerio de Salud sólo hay tres contagios, un muerto y 12 casos asintomáticos en monitoreo- no ha cerrado fronteras y hasta el jueves mantuvo clases y actividades laborales.

Muchos nicaragí¼enses han optado por aislarse en sus viviendas, cerrar negocios y algunas universidades privadas imparten clases en línea. En contraste, en videos difundidos por televisión y redes sociales, el gobierno llama a la población a participar en carnavales de playa, desfiles y procesiones religiosas.

Por la mañana, el Ministerio de la Defensa de Colombia anunció que una fábrica militar comenzará a construir 3.000 camas y muebles hospitalarios, mientras la automotriz Ford se propone producir unos 50.000 respiradores para atender a los afectados por la pandemia de coronavirus.

Por otra parte, el gremio de cafeteros le pidió al presidente Iván Duque ayuda sanitaria para la cosecha del grano teniendo en cuenta que entre los meses de marzo a junio se deberán recolectar 6,5 millones de sacos, labor que requiere de unos 135.000 recolectores. Del cultivo de café dependen más de 540.000 familias colombianas y es el principal producto agrícola del país.

En esta nación hay 1.161 contagiados, 19 fallecidos y 56 recuperados.

Desde Ecuador, el presidente Lenín Moreno dijo en cadena nacional de radio y televisión que dispuso que usando todos los mecanismos posibles se transparente la información, por dolorosa que sea, sobre la cantidad de infectados en el país.

Agregó que la cuarentena se extenderá hasta el 12 de abril y que las clases y el transporte internacional e interprovincial seguirán suspendidos durante todo el mes. Durante abril y mayo tampoco se podrán realizar actos masivos.

Los ecuatorianos entraron en una rigurosa cuarentena a mediados de marzo.

El viceministro de Salud de Ecuador, Ernesto Carrasco, dijo que hay 3.163 contagiados, 120 fallecidos y 3.302 casos sospechosos de COVID-19. La provincia de Guayas sigue siendo el epicentro de la pandemia con 2.243 casos.

La secretaria de Acceso a la Salud de Argentina, Carla Vizzotti, explicó que "el sistema no está siendo tensionado todavía" pero recalcó la necesidad de aislar a los ciudadanos y residentes en el país que regresan del exterior, así como a las personas que conviven con ellos.

"Se ha visto que los convivientes de esas personas han sido infectados y al salir (de sus casas) han favorecido la transmisión del virus", explicó la funcionaria.

Argentina, en cuarentena hasta el 12 de abril y donde se han establecido cupos para el retorno gradual de los ciudadanos luego del cierre de las fronteras, autoriza la llegada de hasta dos vuelos diarios. La víspera fueron repatriados 156 argentinos que se encontraban varados en Perú.

Los que tienen residencia en la ciudad de Buenos Aires son trasladados a hoteles donde deben cumplir una cuarentena de 14 días.

Las autoridades señalaron que "el pico" de demanda del sistema sanitario en Buenos Aires se espera para mediados de mayo.

Por otro lado, el ejército comenzó a repartir más de 24.000 raciones de comida diarias en zonas humildes de los alrededores de la capital con alta densidad poblacional ante el temor de que la cuarentena afecte aún más la situación de pobreza de sus habitantes.

En Argentina hay 1.099 infectados y 34 muertos, mientras 72 pacientes permanecen en unidades de cuidados intensivos.

En toda Latinoamérica hay más de 20.500 contagiados y más de 569 fallecidos por el coronavirus.

La pandemia ha infectado a más de un millón de personas y causado la muerte a más de 51.400 en todo el mundo, según el Centro de Ciencias e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins, que basa sus datos en los informes de los gobiernos y las autoridades de salud de cada país.

En la mayoría de la gente el nuevo coronavirus provoca síntomas leves o moderados que desaparecen en dos a tres semanas. Pero en algunas personas, sobre todo los adultos mayores y quienes padecen trastornos de salud subyacentes, puede causar enfermedades más graves e incluso la muerte.