Chile concede a Francia extradición de acusado de homicidio

Un juez de la Corte Suprema chilena decidió el jueves conceder la extradición del chileno Nicolás Zepeda, acusado en Francia de la desaparición y muerte de su novia japonesa en 2016.

Un juez de la Corte Suprema chilena decidió el jueves conceder la extradición del chileno Nicolás Zepeda, acusado en Francia de la desaparición y muerte de su novia japonesa en 2016.

El juez Jorge Dahm acogió la solicitud del país europeo por la presunta participación de Zepeda en calidad de autor del delito de homicidio voluntario con premeditación de la ciudadana japonesa Narumi Kurosaki, al considerar que los antecedentes aportados por Francia son suficientes para inculpar a Zepeda por el delito cometido en la ciudad francesa de Besancon.

La sentencia afirma que es posible estimar que existen antecedentes con fundamento serio, cierto y grave, que permiten sostener que la última persona que estuvo con Narumi fue Nicolás. Después de ello ella desaparece. El tribunal además recuerda que mantuvieron una relación afectiva que terminó de mala manera tiempo antes, ruptura que no fue aceptada por Nicolás, dado los términos en que se refieren los múltiples mensajes que le dirigió, señala, aludiendo también a la conducta de Zepeda después de la desaparición de la japonesa.

El fallo rechaza los argumentos de la defensa de Zepeda, que alegó que no había suficientes antecedentes y que no se había encontrado el cadáver ni vestigios de éste. Cabe señalar que de acuerdo con lo que dispone el Código Procesal Penal chileno y disposiciones procesales francesas, es posible probar la muerte de una persona no sólo mediante la presencia de su cadáver, sino que por los demás medios de prueba que franquea la ley", afirma la sentencia.

Antonio Segovia, director de la Unidad de Cooperación Internacional y de Extradiciones de la Fiscalía Nacional chilena, dijo a la prensa que estamos muy conformes con este fallo que ha dictado el ministro instructor, el cual entendemos que se encuentra completamente ajustado a las normas legales tanto nacionales como internaciones que rigen este proceso de extradición, así como a los contundentes antecedentes que aportó Francia para acreditar el delito que se le imputa a Zepeda.

Segovia recordó que se trata de una sentencia de primera instancia y que puede ser apelada, en cuyo caso sería juzgado por la Sala Penal de la Corte Suprema.

Zepeda, de 28 años, regresó a Chile antes de que se investigara la desaparición de Kurosaki, de 21. Según las autoridades francesas, el chileno admitió que mantuvo relaciones sexuales consentidas con la joven antes de que desapareciera.

Durante el juicio Zepeda se acogió a su derecho a guardar silencio frente a todos los interrogantes planteados, según afirmó el fiscal francés del caso, Etiene Manteaux.